Skip navigation

.

El dragón del Mississipi

Los monstruos que miraban fijamente al sacerdote jesuita, el Padre Marquette, un día en 1673, eran terribles más allá de la imaginación más salvaje o surrealista.

Por tanto, qué suerte la suya que se trataba meramente de petroglifos, minuciosamente grabados y pintados en la pared de un precipicios de unos 24 metros por encima del río Mississipi, por el que estaba viajando a su paso por Illinois.

De acuerdo con la guía india del Padre Marquette, estos petroglifos los había creado hacía siglos una tribu ancestral hacia tiempo olvidada, y representaban a un terrorífico dragón que una vez había habitado la región. Se le conocía con el nombre de piasa, que se puede traducir por “el pájaro devorador de seres humanos”.

Hacía tiempo, la tribu de Illini vivía en armonía con el piasa, que se contentaba con cazar presas como el ciervo y otros grandes mamíferos, y nunca molestaba a los indios de las llanuras que había bajo el alto precipicio, donde moraba en una inmensa cueva. No obstante, trágicamente, este pacífico equilibrio se destruyó cuando una tribu guerrera invadió el territorio de los Illini.

Durante la batalla que siguió, murieron muchos hombres de ambas tribus; y aunque acabaron venciendo, su éxito se vio empañado por un desarrollo inesperado y minuciosamente catastrófico. Aunque el piasa había observado la batalla de cerca, pero no había participado en ella, para un comedor de carne tan rapaz como él, la presencia de tantos cuerpos nuevos muertos era demasiado tentadora como para ser ignorada.

El piasa nunca antes había probado la carne humana, pero para su sorpresa y deleite, descubrió que esta nueva carne le gustaba muchísimo. Así que, desde ese día en adelante, el monstruoso dragón pájaro se convirtió en el enemigo mortal de los Illini, y solía descender para raptar a hombres, mujeres y niños, llevándoselos por el aire con sus grandes garras y metiéndolos en su nefasto escondrijo para devorarlos. Si la tribu qeuría sobrevivir, su némesis tendría que ser derrotada.

Se celebró una gran reunión, a la que asistieron todos los miembros de la tribu. Tras varias horas de intenso debate, sólo se había sugerido una estrategia que ofrecía alguna esperanza real de aniquilar al opresor de la tribu, y para la persona que fuera elegida como principal participante para llevarla a cabo sería excesivamente arriesgado.

La conferencia concluyó que la forma más segura de dar muerte al monstruo que se transportaba por el aire como era el caso del piasa era atraerlo al suelo, y que a continuación 20 de los guerreros más valientes de la tribu le tendieran una emboscada. Y la única forma de lograr atraer al piasa para descendiera del cielo era usar un cebo efectivo – otro guerrero, vivo pero desarmado.

Un valiente llamado Massatoga había propuesto esta atrevida estrategia tras apelar al Gran Espíritu su inspiración; y cuando se ofreció voluntario para actuar como cebo vivo del piasa, la tribu decidió implementar su plan la mañana siguiente. Así, al alba, fácilmente visible para el piasa desde su retiro montañoso, Massatoga paseó alerta por el río Mississipi, alzó sus brazos al cielo, y empezó a salmodiar con voz alta y clara, apelando al Gran Espíritu, pidiéndole ayuda para superar al perseguidor aéreo de la tribu. De repente, a medida que su fuerte voz continuo retumbando por las onduladas llanuras, los cielos se volvieron oscuros, aunque no había ni una sola nube a la vista. Era el piasa.

El dragón pájaro descendió rápidamente, e incluso el valiente Massatoga sintió temblar su corazón cuando apareció su horrorífico enemigo. Esta aparición tricolor, tan roja como la sangre, tan oscura como la noche, media al menos 9 metros de largo y 4 metros de alto, y lucía un poderoso par de alas con plumas, de una envergadura de unos 6 metros.

Tanto su cuerpo entero como sus cuatro patas estaban cubiertos de escamas, y cada uno de sus pies estaba armado con un grupo de zarpas negras con forma de cimitarra. Dando coletazos en el aire a medida que descendía arrasándolo todo, se veía una cola inmensamente larga, serpenteante, que terminaba en una aleta doble, y su cabeza estaba provista de un enorme par de astas ramificadas.

Lo que a Massatoga le resultaba más terrible incluso era el rostro del piasa – pues era el rostro de un hombre, aunque una grotesca parodia del mismo. Sus ojos carmesí brillaban con una infernal malicia, de su boca surgía un grito escalofriante, filas de dientes desgarrados de carne se alineaban en sus fauces, un vapor oscuro salía de sus amplios orificios nasales de mono.

Mientras que aún volaba, el piasa extendió sus garras para agarrar el cuerpo de Massatoga. Pero éste se apresuró en dirección a algunos árboles cercanos, perseguido por el monstruo, hasta que las ramas lo forzaron a tomar tierra y envolvieron sus alas detrás de su cuerpo impidiendo que se enredaran. De repente, los compañeros de Massatoga salieron de su escondite entre los árboles, rodearon velozmente al dragón pájaro asustado y lo bombardearon aljaba tras aljaba con flechas envenenadas.

Cegado y herido por la arremetida, el piasa no pudo protegerse mientras que los guerreros trepaban por su poderoso cuerpo y comenzaban a trocear su carne con sus afilados cuchillos y sus afiladas hachas de guerra. Pronto el temido monstruo dejó de serlo.

Tristemente, también es cierto lo de los espléndidos petroglifos descubiertos por el Padre Marquette. A mediados del siglo XIX, los trabajos de la cantera cercana deterioraron la pared del precipicio, haciendo añicos obras de arte únicas, que se destruyeron y cayeron en cascada al río. El piasa desapareció completamente.

Hoy en día se pueden observar en la zona reproducciones del petroglifo basadas en antiguos grabados y como en la mayoría de leyendas, también se pueden encontrar distintas versiones del mito. En la ciudad de Alton se puede visitar un parque creado en honor al Piasa y a su leyenda.

.

.

.

Posteado por Sinuhé

Fuentes:

Extracto de: Dragones, una historia ilustrada. Dr. Karl Shuker.

http://www.altonweb.com/history/piasabird/

http://frontiersofzoology.blogspot.com

20 Comments

    • anarodelo
    • Posted 23 agosto 2011 at 21:46
    • Permalink

    las leyendas del mundo siempre le dan un toque magico a nuestra realidad muy buen post

  1. Me gustan las leyendas sean del tipo que sean y esta me resultó muy interesante.Me alegra tu regreso y espero que te pongas las pilas que tantas vacaciones idiotizan…aunque lo tuyo es de nacimiento.
    Besos hermanito.

  2. Vaya vaya con el monstruito!…por la descripción que nos dejaron, no se parecería en nada a algo conocido. Pensé en la posibilidad de que se tratara de un pterodactilo, pero no resulta ni parecido!
    Muy raro el bicho! jejeje
    =)
    Un abrazo.

    • Saigon Penh
    • Posted 24 agosto 2011 at 03:46
    • Permalink

    Nunca habia escuchado tal leyenda, pero en verdad si que es imapctante, felicidades Sinuhé por estos post tan geniales

    • rulman
    • Posted 24 agosto 2011 at 08:28
    • Permalink

    se que quiero echarle la culpa de muchos monstruos con rostro humanoide a los extraterrestres… pero cuando uno ve que solo hubo uno de esa especie puede que haya sido un naufrago intergalactico. buen post sinu, me encanta conocer monstruos que no muchos conocen D: espero pronto nos puedas contar de mas.

    • Quizás no fuera el único, sino el último… quien sabe.

    • Alcahez
    • Posted 24 agosto 2011 at 09:28
    • Permalink

    Es curioso el parecido con los dragones asiáticos.

      • joselito
      • Posted 25 agosto 2011 at 08:42
      • Permalink

      eso mismo iba yo a decir. Qué relación tendrían los illini con las culturas asiáticas? -creo que ninguna- sin embargo el mismo “factor” se repite… forma, aspecto, comportamiento… ¿no os recuerda también a las historias de dragones medievales?

      • Si, todos suelen tener algunos puntos en común. Demasiada curiosidad para pensar que se quedan solo en leyendas.

    • keoni
    • Posted 24 agosto 2011 at 10:46
    • Permalink

    wenas que tal!!! Un post interesante y entretenido, pero bueno creo que tamb deberian de hablar de lo que fumaban estas tribus de las cuales tienen leyendas super inverosimiles y curiosas. Saludos

    • Nada que no se fume hoy en día, te lo aseguro. :)

  3. Interesante leyenda… o tal vez no. Nunca sabremos que hubo en la tierra antes del ciberespacio jejejeje
    Un besazo poseido!

  4. Mientras leía no he dejado de asociar esta leyenda con el documental que vi Dragones: la fantasía se hace realidad. Por otro lado tenemos otro ejemplo de un rico patrimonio artístico y único en el mundo destruído por el “progreso”

  5. Al leerlo se vuelve a los tiempos felices de la infancia, a ese miedo tierno. Me gusta.

    • Paola
    • Posted 26 agosto 2011 at 01:27
    • Permalink

    Wow, me encantan los dragones y esta página la amoo. Yo también vi el documental de los dragones :D y me fascinó.

    • angelika
    • Posted 27 agosto 2011 at 15:01
    • Permalink

    Pues qué quieres que te diga, no sé quién era más monstruoso, si el animalico que cazaba para comer ( a mi me han dicho que la carne humana sabe muy bien), o los bestias que lo descuartizan, pobrecito. Aunque más bestias son los que se cargaron el petroglifo por hacer una cantera, a esos les soltaba unos cuantos dragones marsupilamis cornudos.
    Besitos.

  6. Jamás hubiera relacionado esa zona con leyendas de dragones. Una lastima que se perdieran las imagenes. Cuantas reproducciones más de muchas leyendas habran desaparecido sin que las conozcamos.
    Abrazos

    • Warthog Flammarion
    • Posted 30 agosto 2011 at 19:10
    • Permalink

    Magnìfico!!! Tengo que averiguar màs de este Piasa!

    Me encantò mucho!

    Besitos

    • Joseph
    • Posted 31 agosto 2011 at 23:03
    • Permalink

    El humano tiene tendencia a exagerar detalles en los relatos para hacerlos más “impresionables”, pero aun cuando redujésemos las proporciones y los detalles no deja de ser un “bichito” curioso.
    Saludos.

  7. Reblogged this on serunserdeluz and commented:
    A mí me parece que los dragones sí existieron, dado que tantas culturas, tan lejanas entre sí tienen leyendas acerca de estas bestias, pero otras veces los consideraban dioses, como los toltecas, aztecas, mayas y otros pueblos mesoamericanos a Quetzalcóatl. También hay quien habla de extraterrestres reptilianos ¿tendrán alguna relación? ¿tú qué crees?


3 Trackbacks/Pingbacks

  1. By El Piasa, el dragón pájaro de Illinois on 24 ago 2011 at 3:18 am

    [...] El Piasa, el dragón pájaro de Illinois tejiendoelmundo.wordpress.com/2011/08/23/el-piasa-el-drag…  por corda hace 2 segundos [...]

  2. [...] » noticia original [...]

  3. [...] » noticia original Esta entrada fue publicada en viajes. Guarda el enlace permanente. ← Fotos de Christiania Rubalcaba desafía a la Iglesia a las pocas horas de que el Papa abandone España → [...]

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.298 seguidores

%d personas les gusta esto: