Skip navigation

Entomología forense. El estudio de la fauna cadavérica o necrófaga

Cuando un organismo muere, o incluso instantes antes de la muerte, mientras agoniza, se producen una serie de reacciones químicas y bacterianas que se conoce con el nombre de putrefacción, que sirve de llamada, siguiendo unas etapas,  a los artrópodos que se alimentan de un cuerpo muerto.

Inmediatamente después de que se produzca la muerte, las bacterias y microorganismos que viven en el interior del cuerpo humano, normalmente en el intestino, se multiplican y comienzan a difundirse por las vías linfáticas y sanguíneas. Los primeros que empiezan a comernos una vez muertos, son los microbios aerobios, los que necesitan oxígeno para vivir, oxígeno que extraen de los tejidos humanos. Cuando estos tejidos se han quedado ya sin oxígeno, es el momento de los microbios anaerobios, los que no viven del oxígeno, cuya función es descomponer las sustancias albuminoideas, transformándolas en cuerpos químicos sencillos, que producen gases, como el ácido carbónico, el hidrógeno, el hidrógeno sulfurado y el amoniaco.

Los fenómenos que producen la putrefacción varían según las condiciones ambientales, acelerándolos o deteniéndolos por completo, según el calor o la humedad (acelera), o el frío o la sequedad (detiene). Pero se ha establecido un modelo tipo de descomposición de un cuerpo humano, al que luego se le suman o restan las variables ambientales.

De esta manera, la putrefacción se divide en: autolisis, transformaciones fermentativas, periodo cromático, periodo enfisematoso, periodo colicuativo y reducción esquelética o esqueletización. Siempre se suceden todas estas fases en forma precisa mostrando un esquema orientativo. La precisión podemos encontrarla en el estudio de los pequeños animalitos que vienen, sucesivamente a alimentarse de nosotros. Según su presencia o no, podemos saber el momento de la muerte.

Les llamamos fauna cadavérica o necrófaga, y ha sido estudiada por diversos autores, entre los que destacan Orfila, Megnin, Balthazard y Leclercq, que les pusieron el bonito nombre de “trabajadores de la muerte” o “escuadras de la muerte”. Jean Pierre Megnin fue el pionero en el estudio, en 1894, dividió esta fauna en 8 escuadras que sucesivamente, según las condiciones del cadáver, acuden hasta que hacen desaparecer la materia orgánica. Otros autores los dividen en 7 o 5 escuadras.

Cada escuadra siente una apetencia específica por cada uno de los distintos olores que despide el cadáver durante la putrefacción, y que anuncian la presencia de las sustancias que prefieren como alimento. En concreto hay tres fases especiales, la fermentación butírica (de las grasas), la fermentación caseica (de las sustancias albuminoideas) y la fermentación amoniacal, con sus diversos olores atraen a una variada serie de insectos, dípteros, coleópteros, lepidópteros y algunos arácnidos (ácaros).

A los dípteros los conocemos normalmente como “moscas”, a los coleópteros, como “escarabajos”, y a los lepidópteros como “mariposas o polillas”, así, a bulto. Pero realmente hay miles de especies, algunas tan parecidas, que el trabajo de un entomólogo forense no es nada sencillo. Aun así, podemos diferenciar a los protagonistas de las 8 escuadras.

Primera escuadra. Los primeros insectos que llegan al cadáver, e incluso antes, a los moribundos, son las moscas o dípteros. Pertenecen a la Familia de los Múscidos, una familia muy amplia, con casi 4.000 especies repartidas por toda la tierra, pero disfrutan de un cadáver recién hecho cuatro. Las dos primeras pertenecen a los géneros Musca y Curtonevra, las dos siguiente a los géneros Calliphora y Anthomya. Son muy parecidas a las moscas domésticas, se diferencian entre sí en el tamaño y en el color (a la Calliphora se la conoce como “moscarda azul de la carne”, por su bonito color azul acerado y su gusto por la carne medio fresca, en su puntito de descomposición. Sus larvas se han utilizado para eliminar la carne muerta y putrefacta de las heridas, ya que no sólo se la comen, sino que producen unos principios activos muy eficaces contra estreptococos).

Segunda escuadra. Más dípteros, estos del genero Lucilia y Sarcophaga. Varios autores los incluyen en la primera escuadra.

Tercera escuadra. Son insectos que atacan en el momento en el que se producen en el cuerpo ácidos grasos, de 3 a 6 meses después de la muerte. Detectan un olor a grasa rancia que tiene su origen en el ácido butírico producido por la saponificación de las grasas. Estos son coleópteros del género Dermestes, como el Dermester lardarius o escarabajo del tocino, y la pequeña polilla Aglossa pinguinalis.

Cuarta escuadra. Aparecen durante la fermentación caseica, la forman dípteros como la Pyophyla casei, la Anthomya vicina, y coleópteros del género Corynetes. Son insectos comunes en los quesos fermentados, como el de Cabrales, les encanta ese olor.

Quinta escuadra. Durante la fermentación amoniacal se licuan gran parte de los tejidos blandos putrefactos, que se convierten en lo que se denomina putrílago. El plato favorito de dípteros de los géneros Lonchaea (nigrimana, aurea, latifrons…), Tyreophora, Ophyra (cadaverina) y Phora. Y coleópteros Necrophorus, Thanatophilus, shilpha, Hister (cadaverina), Saprinus.

Sexta escuadra. La constituyen ácaros, tienen la misión de absorber los líquidos que todavía puedan existir en el cadáver, desecando o momificando las partes que no se hayan comido las anteriores escuadras. Estos acáridos son del género: Uropoda numularia, Trachynotus cadaverinus, Glyciphagus, Tyroglyphus o Serrator necrophagus.

Séptima escuadra. Aparecen cuando el cadáver está completamente desecado. Les gustan los tejidos duros, como las uñas, el pelo, también los tapices y las colecciones de Historia Natural de los museos. Son coleópteros (Dermestidae Anthrenus museorum) y algunas pequeñas polillas (Aglossa cuprealis).

Octava escuadra. Cuando la muerte se remonta a los tres años, Leclercq y Megnin, pequeños coleópteros aparecen para hacer desaparecer los restos que pudieran quedar (Tenebrio obscurus). Balthazard no considera que exista esta 8ª escuadra.

La datación de la muerte se realiza no sólo por la presencia de estas escuadras, sino por el desarrollo de cada uno de sus miembros, que pasan por varios estados, huevo, larva, ninfa e Imago (el insecto adulto). Así se deduce el IPM de un cadáver, o “intervalo post mortem”

De su estudio se encargan en las llamadas “granjas de cuerpos”. En España existe una en la Facultad de Biología de Alcalá de Henares. ¿Damos un paseo por ella?, no encontraremos pollitos ni vacas como en las granjas normales, pero sí cerdos, enterrados o preparados de todas las maneras posibles para determinar las etapas de descomposición. En Estados Unidos las granjas de cuerpos las abastecen con cadáveres humanos cuyos cuerpos han sido donados a la ciencia, a la propia granja, o cadáveres sin identificar. Son más vistosas. La principal se encuentra en la Universidad de Tennessee, posee más de 300 cadáveres en1,2 hectáreas, la denominan “Complejo de Antropología Forense”

Tejido por Angelika.

Fuentes:

Antropología Forense. Dr. José Manuel Reverte Coma.2

Manual de medicina legal. Balthazard, La fauna de los cadáveres, Jean Pierre Megnin.

  1. AUCH!! ACABO DE COMER NO DEVI DE LEERLO AHORA JAJAJ,

  2. jajajajaj no manches yo estaba comiendoo jajajajajj pero aun asi es un dato interesant jajaja saludos saludos desd mexico!!!!!

  3. xd, recuerdame que cuando me muera me eche mucha colonia para que no me pillen consciente estos bichejos, o mejor me incinero, en plan egoista, si no como yo , no me come nadie.
    Besotes y muy interesante

  4. ajjjjjjjj…este post sí que me dio cosa!!!!!jejejeje

  5. Mas fácil: incinerado, (todo se resume en unas cuantas horas). Felicidades Angelika buen post un tema sin duda alguna interesante y que desconocía.

    • Aun así de la primera escuadra no te libras….

  6. Pues creo que hay que dejar que nos devoren nuestros gusanos, ya que se han pasa toda nuestra vida esperando para hincarnos el diente y se merecen esa recompensa.
    Por cierto : ¿ por donde entran las moscas en las fosas , si están cerradas herméticamente ? :-O

  7. las moscas dejan pequeños huevecillos antes del sepelio e incluso antes de morir. Siniestro, pero ala vez muy interesante. Saludos desde Veracruz, México.

  8. Uff, haré cremar mis restos… no quiero terminar así!

  9. valla, muy interesante todo esto, nose porque, pero mientras lo leia como q sospechaba q el autor de esta nota eras ti angelika XD
    saludos.

  10. Hermosos “bichitos”, me gustan todos con mayor o menor grado. Pero de entre ellos el que más me gusta es el Tenebrio obscurus por su gran parecido con Tenebrio molitor. Al “molitor” se le criaba en casa y aun que no sea su dieta preferida también le gusta devorar carne seca. Lo que disfrutaba con su cría… son un amor.
    Saludos.

    Angelika… ¿aerobios sin oxígeno? o ¿anaerobios?

    • Cierto, se me escaparon un par de letras, sin oxígeno= anaerobios, con prefijo negativo.
      El molitor también aparece en la harina. Me gustan tus mascotas.

  11. Muy interesante este artículo, aunque me dio cosa.

  12. Pronto voy a “donar” mi cuerpo o cadáver a la Ciencia y, mira que me gusta la idea, pero prefiero donarlo para que cojan lo aprovechable para otras personas y el resto a la incineradora. Que siempre me imagino a los futuros médicos tocándome las …… con perdón. Ni muerto, jiji. Bueno, me ha encantado este escuadrón de la muerte.

    Hoy en “la vida después de Dios” … El cerebro del rey. Orangutanes. Chimpancés. Y, piedra, papel, tijeras.
    http://wp.me/pZ541-pm

  13. Genial!!hace eones que los leo!pero soy solo una observadora!^^estos post forenses estan alucinantes!!

  14. Pd: http://www.youtube.com/watch?v=Jvh9xLoZEck
    En 4 milenio hicieron un reportaje de los escuadrones de la muerte ^^

    • lo que no aparezca en 4 milenio……

  15. Tomé la decisión de ser incinerada siendo niña, en cuanto tuve consciencia de lo que les ocurría a los cadáveres.
    Es una cuestión de supervivencia: solo imaginarme comida por esos bichos, me muero de asco.

    • Aun así tengo que reconocer la perfección del ciclo dispuesto por la naturaleza.
      Muy interesante, Angelika, besitos.

  16. Excelente post Angelika, pero como bacterióloga te tengo que hacer notar una errata, cuando mencionas las bacterias escribiste microbios aerobios en juntos casos, lo correcto es microbios aerobios en el primer momento y microbios anaerobios en el segundo.
    De resto, me maravilla como la misma naturaleza se encarga del procesamiento de los cadaveres y los desechos.
    Saludos, me gusta como escribes

    • Sí, me bailaron las letras, mi intención era escribir anaerobios, cierto. Gracias por estar al loro.

  17. Duermo muy poco… cierto. Tomo fármacos nada recomendables… cierto. De vez en cuando desvarío un poco… cierto. Pero estoy seguro (no alucino) de que dejé un comentario en esta página con fecha 18 junio 2011 en 07:14 y… ¡sorpresa! ha desaparecido.
    ¿Tendrán “Las Escuadras de la Muerte” algo que ver en esto? ¿También comen comentarios?
    Saludos.

    • ¡Eres de los míos!. Tranquilo, a mí también me desaparecen cosas, estoy acostumbrada, hasta me desaparecen letras…. A ver si en 4 milenio dan con la solución de los expedientes X de Tejiendo el Mundo, anda, listillos. Hasta en internet hay duendes.

  18. Interesante post (aunque se hechan en falta algunas fotos de las fases jejeje) Me has obligado a pensar en cosas que no queria… Me ha gustado.
    Saludos.

    • mi intención era incluirlas, pero mucha gente no hubiera hecho la digestión, si es que me estoy volviendo una blanda.

      • Eso no se puede consentir… Que no se diga! Mmmm Bueno vale, somos unas incomprendidas jejejeje

  19. Es por eso que cuando se tiene una herida muy infectada, se tratan con algunos de estos bichos, para que se coman toda la carne podrida y no tocan la carne buena….. interesante articulo como todos los que salen en esta web

  20. me encantan tus post desde luego que yo me incinero saludos para todos geniales todos post

  21. Total que los acaros no nos djan en paz ni vivos ni muertos jajaja , y los dos los escribio angelika en fin como dije en otro post que me coman los gusanitos ellos tambien tienen derecho a comer, en la foto en que aparese una mano con los gusanos no se por que extraña razon me la imagine hechandolos a una tortilla jajaja yo creo que ha de ser mi solitaria

  22. uggghhh!!! :S que cosas eso es muy uhgg!! jajaj mi hermana tiene un pavor enorme por los bichos jiji siempre grita por uno insignificante ya imagino si se enterara de como va a pasar sus dias despues de morir yo creo q seria algo traumante para ella jajaja

  23. Lo de la granja de cuerpos ya lo habia escuchado, pero no sabia que en España hubiera…con lo que me hubiese gustado se forense…

  24. la frase “con estos ojos que se han de comer los gusano” ya paso de ser un sentido figurado a uno cientifico

  25. Vaya con los bichitos, que majos. Precisamente hace unos días vi en youtube un par de vídeos de descomposiciones a cámara ultra rápida donde se aprecian muy bien como actúan todas estas escuadras, es flipante como se queda solo el pellejo.
    De todas las fases, la que me parece más curiosa es la primera, cuando todavía no hemos muerto pero ya olemos a ello y algunos animales con el olfato desarrollado lo detectan enseguida, de ahí alguna historia de gatos en hospitales que indican quien va a diñarla enseguida y esas cosas.
    Muy buen artículo Angelika. :D

    Un abrazo

  26. yiuuuuuuk!!!! pero en todo caso vale destacar lo soberbio de la naturaleza aunque en mi caso le voy a seguir el duo a Dragon con lo del egoismo y que me cremen tambien para asi dejar claro que “para que se lo coman los gusanos,que se lo coman los humanos”

  27. Fascinante. Gracias

  28. Aaaaaaaarrrrgggg!!!! No jodas, estaba comiendo y por poco no vomito sobre mi portátil…

    He visto esto en CSI, NCIS, CSI NEW YORK, CSI MIAMI, BONES y NCSI´, sólo que es imposible memorizar los nombres de estas criaturas “tan adorables”…
    Estoy de acuerdo con ellos en que cuando me muera, haré que me cremen, no seré la comida de estos bichos!!!

    Seré egoista sí, pero es mi CUERPO y no me ofreceré de cena a estos bicharracos, tampoco seré parte de la granja de cadáveres, ni por todo el oro del mundo!!

  29. no me gusto este post, no se porke….
    no me interesa saber ke me come despues de muerta

  30. Interesante y didactico, todo se transforma en la naturaraleza y a la vez el hombre descubre el beneficio que producen los dipteros, especificamente la calliphora, al utilizar sus larvas para eliminar la carne putrefacta de las heridas. Además se estima en un sitio del suceso la data de muerte según la escuadra que este en el cadáver desde el punto investigativo policial. Todo un tema.

  31. ESTA BUENO LO DE LAS GRANJAS DE LA MUERTE ASI NO PAGAS ENTIERRO Y CAJON JAJAJAJA LA VERDAD SER UNA IDEA GENIAL NO LES PARECE VOLVER A LA NATURALEZA COMO ABONO ESO SI TIENE QUE SER OBLIGATORIO PARA TODOS ESTA BUENO NO ME GUSTAN LOS CEMENTERIOS A LOS FALLECIDOS LES PONEMOS UNA PLACA PARA CADA UNO CON LOQUE HICIERON EN LA VIDA Y TODO ESO Y DESDE YA IGUAL PARA TODOS SIN IMPORTAR SUS RELIGIONES O SI SON POBRES O RICOS O PAGAIMPUESTOS O PODEROSOS MILLONARIOS QUE NO PAGAN IMPUESTOS TODOS DE VUELTA A LA NATURALEZA COMO ABONO TOTAL LOS MUERTOS ESTAN EN OTRA


One Trackback/Pingback

  1. [...] pero no cuentan para subir al Olimpo. Puedes registrarte o iniciar sesión. 1 Las escuadras de la muerte. El estudio de la fauna cadavérica y necrófaga [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.130 seguidores

%d personas les gusta esto: