Skip navigation

.

Cuando la fama era más poderosa que el honor

No es posible en estos tiempos abrir las páginas de deportes de los periódicos sin enterarse de otro escándalo de dopaje. Esta práctica artera es sin duda un azote moderno, un producto derivado de la profesionalización de una actividad deportiva castigada por la codicia y sin nada que ver con los ideales griegos clásicos del deporte, que aspiraba a elevar el espíritu humano al tiempo que perfeccionaba el cuerpo.

Esculturas antiguas como el Discóbolo representaban la pureza moral apolínea de los campeones deportivos, que tenían, según el escritor de la antigüedad Luciano, “un don sagrado” y eran incluso “iguales a los mismos dioses”.

.

.

Pero lo cierto es que los griegos también tenían su equivalente de los escándalos de dopaje, en los que salían a relucir pócimas mágicas, encantamientos y hechizos. Aunque a las estrellas deportivas de la actualidad podrían parecerles inocuos, aquellos potenciadores mágicos del rendimiento ejercían una poderosa influencia sobre la psique del atleta, y además tenían el beneficio añadido de no ser detectables en la orina.

Según el escritor griego del siglo III Filóstrato, que escribió un útil tratado sobre la gimnasia, los dos grupos profesionales que estaban involucrados de manera más activa en la hechicería eran los atletas y las prostitutas. Fragmentos de libros de hechizos en papiro que han llegado hasta nuestros días incluyen fórmulas mágicas para aumentar la fuerza, la velocidad, la suerte y la virilidad. Hay un conjuro que, si se entonaba siete veces al dios del sol, Helios, fortalecía el físico del luchador y garantizaba el éxito en la palestra. Comienza en griego y después para al egipcio, que se consideraba una lengua mágica, pues no en vano los dioses habían nació a las orillas del Nilo. (Dice así: “Regocijaos conmigo, vosotros los que estáis sobre el viento de oriente y el mundo, a quien todos los dioses sirven como guardianes […] vosotros los que os levantáis del abismo, vosotros que cada día os levantáis jóvenes y os acostáis viejos, HARPENKNOUPHI BRINTANTENOPHRI BRISSKYMAS […] pido obtener de vosotros vida, salud, fama […] fuerza […] victoria sobre todos los hombres y las mujeres”.)

.

.

Los luchadores podían recurrir también a una breve salmodia que debía pronunciarse con una ofrenda de carbón de roble e incienso sagrado, “con el que se habían mezclado los sesos de un carnero totalmente negro”. Un conjuro excelente para los corredores, llamado “hechizo de la victoria de Hermes”, dirigido al dios de la velocidad, podía grabarse en un pequeño medallón de oro y ocultarse en una sandalia, es decir, fuera del gimnasio, pues todos los varones atletas competían desnudos en la antigua Grecia. Otros atletas llevaban truculentos “amuletos de la victoria”, como la pata de un lagarto encontrado en un cementerio, para añadir elasticidad a su zancada. Los detalles precisan que había que capturar al reptil en cuestión de noche, cortarle la pata trasera derecha con una caña afilada y devolverlo vivo a su escondrijo.

.

.

Estaban también los chutes orales: pócimas preparadas a partir de cientos de ingredientes misteriosos, como hierbas y raíces que debían recogerse en determinadas fases de la luna. De las aproximadamente cuatrocientas cincuenta plantas mencionadas en los papiros que se han conservado, los estudiosos modernos han podido identificar pocas. Muchas no eran más que nombres en clave que se les daban: el ajenjo era conocido como “sangre de Hefesto”; el espino era el “hueso de Ibis”. Otros ingredientes activos eran la tierra etíope, la sangre de una garrapata encontrada en un perro negro, la leche de cochinillo, la carne de salamanquesa moteada y el vino en el que se hubiera ahogado un cuervo. Lamentablemente, solo podemos aventurar una conjetura sobre el uso farmacéutico concreto de la hoja de mostaza exprimida, que los griegos conocían con el nombre de “semen de Hércules”.

.

.

Estos abusos molestaban claramente a los organizadores de eventos deportivos griegos, que gestionaban unos trescientos cincuenta festivales en todo el mundo mediterráneo en un ciclo rotatorio. En los Juegos Olímpicos de la antigüedad, los atletas tenían que prestar un juramento solemne ante un trozo de carne sanguinolenta de verraco, que se había colocado ante una estatua amenazadora de Zeus blandiendo sus rayos, de que no habían recurrido a medios ilícitos para conseguir la victoria, una salvaguardia dirigida a la corrupción y la magia. Los jueces incluso obligaban a los participantes en los Juegos Olímpicos a vivir juntos en un barracón desde treinta días antes del comienzo de la competición, para poder tenerlos vigilados y asegurarse de que no se colocaban con nefandas pócimas u otras sustancias recomendadas por sus preparadores.

Esto no parecía detener a los atletas, sobre todo porque, en la Grecia antigua, los beneficios para los vencedores eran aún más altos que en la actualidad. Además de los enormes premios en efectivo y los desfiles de la victoria que concedía la ciudad de origen del campeón, los atletas podían sacar un sacerdocio honorario, asientos de primera fila en el teatro, o un suministro vitalicio de aceite de oliva; algunos incluso se valían de su victoria para hacer carrera en la política. Aunque en la antigüedad no había acuerdos de patrocinio de empresas, los vencedores olímpicos ganaban enormes fortunas solo por hacer apariciones en los juegos provinciales, y recorrían el mundo griego como si fueran integrantes de un circo ambulante. Venerados por sus admiradores, aquellos atletas de alto nivel tenían garantizado un “dulce y apacible navegar” (como dijo el poeta Píndaro) para el resto de sus días.

En resumen, los deportistas famosos de la antigüedad estaban tan lejos de sus conciudadanos como las estrellas de la NBA lo están hoy de los suyos. La tentación de hacer trampas, al parecer, era irresistible. Aunque los trataran como semidioses, al fin y al cabo solo eran humanos.

.

.

.

Posteado por Sinuhé

.

Fuentes:

Extracto de 2500 años de historia al desnudo, de Tony Perrottet (mr)

The Greek Magical Papyri in Translation, Including the Demotic Spells, de Hans Dieter Betz, (Universidad de Chicago, Press).

Magia en el mundo antiguo, de Fritz Graf (Universidad de Harvard, Press)

Ancient Greek Athletics, de Steven G. Miller (Universidad de Yale, Press)

.

.

ARCHIVO DE HISTORIAS DE LA HISTORIA DE T.E.M

  1. Me quedo con la sangre de la garrapata encontrada en un perro. Póngame dos litros.

  2. Lo primero que he pensado es cómo serían los entrenadores de estos atletas. Supongo que también serían famosos los entradores de atletas olímpicos. Lo segundo, ¿cómo serían los controles antidopaje? Porque si hacían trampas, supongo que también tendrían gente experta en detectarla.

    Que buena la viñeta xD

    • Parece ser que con el juramento solemne iba que se mataba, pocos medios más tenían para ver si alguien iba un poco puesto.

      Saludetes

  3. Joer que interesnte, aunque uno de esos brebajes podía tener efectos adversos, y empezar a dar retortijones antes de competir.
    Correr desnudo debía ser un poco incomodo, alguno acabaría con moratones en los muslos.
    Abrazos

    • jejejeje

    • jejeje ¡mi príncipe se hubiese lastimado ambos meniscos!

      • Ahh, no será para tanto ehh¡¡ jeje

      • Coñe con tu príncipe Emy.. ambos meniscos…. yo más que reirme tendría miedo, muchooo miedo, jajajaja

  4. Esto es como las chuletas para copiar en los exámenes, perder el tiempo para no hacer lo que tienes que hacer. ¿Por qué en vez de cortar patas a lagartos después de esperar horas en un cementerio a que aparezca uno, pobre, o ahogar cuervos en vino, coño, qué tal emplear ese tiempo en unas cuantas flexiones?. Ay cuanta tontuna hay, hubo y habrá en el mundo.

    Por cierto, ahora entiendo lo de poner mostaza a las salchichas, aunque venga de los granos y no de la hoja. Olvidad lo que ha dicho, no escribo, son los virus gripales.

    Besitos con mucho virus.

    • Juasss, ya no volveré a ver igual a la mostaza. Ups..

        • phantasmoon69
        • Posted 22 octubre 2010 at 16:34
        • Permalink

        Yo tampoco, Sinuhé… yo tampoco, jajaja.

  5. Ahora que lo pienso, ser un perro blanco sería una putada, nadie le quitaría las garrapatas. O tal vez sí, para ponérselas a los perros negros…

    • Seguro que había un mercadillo oculto de garrapatas y como suele pasar, también darían gato por liebre, jeje

  6. Podría volverse a implementar esto de correr desnudos eso si los mejores atletas,y quizás aplicarlo en todos los deportes me imagino a Beckam en bola por todo el campo uff(lo malo es que no sabrían a que tirar con tanta bola suelta) no se imaginan un cobro de tiro libre?? uhmm dolor con ardor mejor dejemos las tradiciones a los antiguos griegos y sus atletas…creo que el virus gripal también afecto este espacio…hehe besos,abrazos y golpes de calabazos

    • Yo también abogo por el nudismo deportivo, sería un buen modo de potenciar también el deporte femenino. Ríome yo del fútbol masculino, que se iba a ir a pique en dos ratos, jeje

  7. Al tratar sobre tiempos pasados (con muchos años de distancia) siembre se pierde información, a veces curiosa.
    Grecia y los Juegos Olímpicos, todo un conjunto de rituales, a cual más curioso visto desde los tiempos actuales.
    No sólo el “dopaje” era mal visto. La desnudez era requisito indispensable para participar en los juegos, pero… hasta la desnudez tenía sus normas de estética. No podía participar ningún hombre que no llevase el glande completamente cubierto por el prepucio, puesto que “enseñar” el glande en publico era considerado de mal gusto, falta de respeto a la audiencia y poco menos que exhibicionismo. En los Juegos Olímpicos de Grecia no sólo participaban griegos, sino también de otras naciones adyacentes y algunas de estas naciones eran practicantes de la circuncisión, costumbre esta que los dejaba fuera de juego (nunca mejor dicho). Pero como bien se apunta en el reportaje las expectativas para el ganador eran tan tentadoras que algunos aspirantes a participar en los Juegos aun habiendo sido circuncindados encontraban la forma de “solventar” el problema. Se sometían a una intervención quirúrgica de “recubrimiento” del glande, de tal forma que debía pasar por el visto bueno de los jueces. Los posibles problemas ocasionados posteriormente por tal intervención eran considerados “daños colaterales” en comparación a los beneficios de ganar. Los que perdían la vida por infección posterior a la intervención o no conseguían pasar por la revisión de los jueces también se consideraban “daños colaterales”.
    En cuando a los amuletos que portaban algunos atletas, al ir desnudos no les quedaba mucho sitio donde alojarlos y sin olvidar los “agujeros” naturales del cuerpo, recordar que al igual que ahora algunos se introducen pequeños objetos debajo de la piel con un pequeño corte y costura posterior sin contemplar las posibles complicaciones médicas que este comportamiento pueda provocar.
    Hoy no se contempla la “estética” física para participar en los Juegos, pero aun así esta lleno de rituales, a cual más curioso también.
    Saludos.

  8. Una viene atraída por el título… ¿y qué se encuentra? ¡Mostaza! :(
    Un poco de cultura no hace daño, así que me alegro de haber venido, pero me queda una duda… ¿los cochinillos se ordeñaban?

    • Claro Emy, no me digas que no has probado nunca??

    • jaja, sirenita yo me llevé la misma decepción… mostaza!!! vaaaaaaa, jaja.

      Sinu el post muy interesante… cuando en un deporte, extensible a cualquier ámbito, hay tantos privilegios y dinero de por medio mal asunto. Cuantos atletas morirían o sufrirían efectos no deseables de esos chutes orales… imagino por ejemplo que estar circuncidado ya no fuese un problema para poder competir porque ésta se encogiese tanto que pareciera una lentejita, jeje. Por cierto si investigando te encuentras algún sortilegio, claro en el que no haya que derramar sangre inocente, para pelear en plan Matrix dame un toque ¿eh? ;D
      Y Pobres animalicos negros de la antigüedad, si es que no se salvaba ni uno. Por lo menos el cuervo acaba sus días embriagado en buen vino. Sigo leyendo…

  9. No, ahora muy en serio, ¡que puedo!
    Todos esos rituales, en definitiva eran efectivos porque ellos creían que así era. No hay como la fuerza de la mente y la creencia de que uno puede hacer algo, para que lo consiga.
    Hoy en día, muchos deportistas van a sesiones de sofrología, y viene actuando prácticamente de la misma forma.
    ¡Feliz finde para todos!

  10. Joer, menudo mundo, como dicen por ahi las mismas situaciones y tan sólo diferentes actores. Aunque se le podría agregar diferentes pociones en este caso. Menudas fórmulas tenían, aunque no niego que muchas plantas tienen beneficios medicinales o reconstituyentes o regenerativos, lo malo es que este conocimiento se desvance poco a poco mientras las arenas del tiempo discurren y la gente joven cada día más ciega y mas frívola sólo le muestran un camino y ese seguirán, no ven más allá. Espero que el día que se tomen acciones correctivas con estos ya ligeros comportamientos no sea demasiado tarde. Mmmm, me desvié un poc del tema talvez, continuando, también, me gustaría comentar que no sabía que corriesen desnudos y que si ganaban los volvian super estrellas de su tiempo, hay cada sociedad…

    Saludos

  11. Bueno, me encanto el hechizo, sonaba bastante bien, aunque yo me quedé en esta frase: “…es decir, fuera del gimnasio, pues todos los varones atletas competían desnudos en la antigua Grecia…” y me hace pensar que si esto fuera así hoy en día, seríamos muchas mas las mujeres aficionadas al futbol (por ejemplo) :-)

  12. LA FE MUEVE MONTAÑAS, ESTO ERA LO QUE REALMENTE LES PASABA A LOS ATLETAS GRIEGOS O MEJOR DICHO DE LA ANTIGUEDAD, ME HA GUSTADO EL POST.

  13. Si los atletas tenían que competir desnudos… supongo que las mujeres eran muy seguidoras de los deportes.

    Debieron dejar que las mujeres practicaran deporte. jejeje

  14. Cuantos brebajes, a cual más asqueroso, aparte me ha dejado loca lo de un cuervo que se hubiese ahogado en vino?????? o tenían tinajas de vino por todos partes, o resulta que los cuervos son unos alcohólicos, je, je.

  15. Sangre de garrapata en un perro negro!?!?!?!? QUE ASCOOO!!!!

    PRefiero el hechizo de Hermes. NO sabía nada de estos dopajes en el mundo aantiguo, y con lo locas que eran las drogas, los de ahora son más fáciles y limpios de tragarse (me refiero tomar sangre de garrapata, beber de mandrágora y morir, carne de culebra….)

    SAludos

  16. Creo que sería facil cazar a los “dopados”, al que le doliera mucho la barriga o se fuera de “vareta” la pata abajo. Con semejantes mejunjes y potingues tendrían el estomago hecho trizas.

  17. Muy buena la caricatura final.


3 Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Carpeta_Apple, Paranormal Hoy. Paranormal Hoy said: El dopaje en el mundo antiguo. El semen de Hércules.: . Cuando la fama era más poderosa que el honor No es posible… http://bit.ly/ap9sY5 [...]

  2. [...] El dopaje en el mundo antiguo.: el semen de Hércules (y otras sustancias ilegales en el deporte) tejiendoelmundo.wordpress.com/2010/10/22/el-dopaje-en-el-…  por Tanatos hace 2 segundos [...]

  3. [...] background-position: 50% 0px ; background-color:#4B8A08; background-repeat : no-repeat; } tejiendoelmundo.wordpress.com – Today, 10:54 [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.098 seguidores

%d personas les gusta esto: