Skip navigation

.

Yo soy la voz…

Su padre la llamaba esquizofrénica… y ella se lo creía. En vano intentaba callar las voces que a diario la atormentaban; ella no entendía que necesitaban su ayuda, es más, no le importaba. Tal vez era demasiado para una adolescente cansada de ser tildada como el bicho raro de la familia. No sabía o era incapaz de aceptar que si lo era.

-          Ven conmigo- una tenue voz que se colaba por su oído derecho la llamaba con insistencia

-          ¡Cállateeee!!!

La puerta de su habitación se abría violentamente, mientras una mirada inquisidora y a la vez alarmada intentaba encontrar al causante de su repentino.

Nadie.

-          Ay Eliana, me tienes harta. ¿acaso no es suficiente martirio para una madre dos hijos que nunca están en casa, un marido indiferente y una casa que se está cayendo?, ¿también tu? ¡Por Dios!!!

El portazo de la puerta era a lo único a lo que podía responder.

Que soledad la que sentía, si ni su madre la toleraba, ¿Qué más podía esperar?. Solo la música celta y la lectura sobre historia egipcia la consolaban; y una hermosa hada de orejas puntiagudas que acariciaba su pelo. Algún día abrirás los ojos, mi niña.

Los días y los meses transcurrían, el colegio estaba a punto de terminar, poca cosa para ella  – más tiempo con mi hermosa familia- se reía con sarcasmo. Su única distracción en las clases eran sus hermosos dibujos, gnomos, duendes y hadas hacían parte de un gran bestiario que nadie podía encasillar en ningún estilo; todo el tiempo se la pasaba dibujando; lo que sus maestros enseñaban era muy poco interesante, porque ya lo sabía (o mejor, se lo habían dicho).

Su falta de atención siempre molestaba, mas cuando era obvio que nunca atendía nada de lo explicado en la clase y aun así lograba responder las preguntas que se le hacían. Las monjas la consideraban rebelde, irrespetuosa e indisciplinada. Solo el maestro de historia veía su gran capacidad imaginativa, pero, ¿que podía opinar un hombre en un claustro religioso para señoritas? Nada.

Luego de una terrible discusión con su padre, en la que el insistía que debía ir con un psiquiatra y ella le refutaba que mejor se lavara los oídos, Eliana decidió que no podía más. A su familia le importaba mas el qué dirán que su sentimientos; ella no había pedido llegar a la familia feliz, no se le había atravesado a nadie – como solía reprochárselo su madre – simplemente nació en un mundo que no le correspondía. Afortunadamente tenía la solución.

El cuchillo de la cocina. Grande afilado y en sus manos.

Nadie notó cuando lo tomaba del mesón de la cocina, ni cuando atravesó la sala hacia el pasillo de las habitaciones; todos veían televisión tranquilamente.

En su habitación las lágrimas le nublaban la vista y no le dejaban ver donde debía cortar. Apretó con fuerza sus parpados, como queriendo exprimir las lágrimas que inundaban sus ojos. Ya podía ver con más claridad  las pequeñas venas de la muñeca derecha, con ese color azul que tanto le molestaba; el cuchillo en su mano izquierda, dudoso. Lo sostuvo firme y lo puso en su muñeca – no creo que la muerte duela tanto como vivir – pensó, y se dispuso a rasgar su carne.

-          ¡Noooooo!!!

El grito provenía desde fuera de su habitación, se asomó por la ventana y entonces la vio. Que criatura más hermosa, mas aun que sus dibujos, más de lo que algún día pudo imaginar. Sus bellos ojos verdes brillaban de ira, reprochándole por lo que había estado a punto de hacer.

-          Te he dicho tantas veces que vengas conmigo…

-          Yo… yo simplemente no lo podía creer

-          ¿vendrás conmigo?

Eliana ya no dudaba mas, sentía tanta paz y una felicidad como nunca antes sintió; ella irradiaba amor, ternura, comprensión… el interrogante ahora era – ¿A dónde me llevarás?-

Un sutil toc-toc en su puerta la sacó del trance. Era su madre avisándole que tenía visita.

-          ¿Visita yo?

Su profesor de historia se encontraba en la sala, respondiendo con tranquilidad las estúpidas preguntas de sus hermanos. Una dulce sonrisa se asomó en su rostro cuando la vio.

-          Imagino que estabas leyendo, ¿o dibujando tal vez?

-          Eee… si, si, leía sobre la reina Ahotep

-          ¡Oh! ¡La reina que ayudó a los egipcios a liberarse del yugo hicso!

-          Sí  señor.

La mirada de Eliana buscaba con desespero a través de las ventanas la criatura que le había impedido suicidarse, pero ya no estaba.

El maestro traía excelentes noticias para Eliana, en uno de sus constantes descuidos había dejado olvidado uno de sus tantos dibujos y el aprovechó para mostrárselo al decano de la facultad de artes de la universidad en la que también trabajaba. Se había ganado una beca.

Total conmoción y felicidad por parte de sus familiares; asombro y confusión de su parte.

Luego de agradecer la ayuda de su maestro, este tomó sus manos y como si no hubiera más nadie alrededor le preguntó:

-          Dime Eliana, ¿de veras vendrás conmigo?

.

.

.

Relato escrito por  Paula Vergara. (Todos los derechos reservados por la autora)

Fotografía de zucchine

.

.

ARCHIVO DE RELATOS DE T.E.M

  1. Antes, se creía que oír voces (lo que se llaman alucinaciones auditivas) era el primer síntoma de una psicopatía, pero ahora se sabe que puede ser algo normal… Yo pienso, por lo que leo, que lo que le pasa a esta criatura es algo más comun de los “superdotados” de los que tienen un C.I muy alto :)y por su entorno, se siente “descolocada” Esa beca, puede ser super-importante en su camino por aquí… La vida.
    Ven aquí que te de un abrazo
    >—O—< ¡Muah! ¡Muah! ¡Muah!

    • ¡Te pillé! jejeje, ahora entiendo porque oigo voces… ¡Me cachís, ya dejaré de rascarme la oreja con el pié! jajaja
      Ven tú también, anda ¡MUA MUA MUA! >—O—<

  2. CONMOVEDORA HISTORIA..GRACIAS POR COMPARTIR CON NOSOTROS RELATOS HISTORIAS MAGICAS,,BENDICIONES JAZ

  3. Ha sido un relato muy entretenido, Paula.
    Se tacha de “locos” con suma facilidad a quienes, simplemente son distintos, o tienen extraordinarias facultades que los demás no poseen.
    Gracias por este agradable momento :)
    Besitos.

  4. un relato muy conmovedor y hermoso ojala ubiera seguido

  5. interesante relato…no podía dormir me levante y creo que cuando no hay sueño siempre hay tiempo para un relato¡¡pero yo de Eli…acabo con el de las vocesitas, el profe era ventrílocuo?…caracoles¡¡ escucho voces,,quien anda ahí?? quien anda ahí”’ahhh eras tu bigotes y yo pensando que el relato se me estaba materializando hehe…mejor vuelvo a la cama a tener pesadillas o hacerlas heheh..saludos

  6. Siempre se tilda a los misticos de esquizofrenicos, bonita historia y
    realista cuanto bicho andamos jajaj, por el mundo o por los mundos jejejej, un abrazo

  7. Esa criatura ¿habra cumplido o tendra que volver una vez mas. Ojala ella al igual que la reina egipcia se libró ya de ese yugo que la obligaba a intentar quitarse la vida

  8. TUS RELATOS SON DIGNOS DE FORMAR UNA HISTORIA Y QUE SEA PUBLICADA, ME HA ENCATADO EL LEERTE, TIENES MUCHA IMAGINACION, SALUDOS

  9. Muy bonita histoeia, alguien perdido que al final encuentra su camino es un final feliz, por suerte encontro a su “guia”
    Un beso para todos!

  10. no se imaginan cuanta felicidad estomacal siento…muchisimas gracias por publicar mi cuento!!!!!! por ke en parte es algo ke he tenido oculto toda mi vida… no solo las oigo… alguna vez tambien las vi!!! saluditos!!!!

  11. Qué chido te quedó!!!

    Muy triste la historia en la que nadie te quiere pero a pesar hay una luz en la oscuridad…

    Aunque al final sí que me confundí…. WTF?!?!?

    Saludos

  12. Me gustaaaa!!!Me gusta mucho.Es muy bonito.Yo creo que la gente “anormal”es la mas normal……….¿Qué es normal?…¿Qué es perfecto?…….¿Qué habría pasado si se hubiese ido con el duende?A mi me gusta creer que el duende era de verdad y que podía haberse ido con él….

  13. Paula, me gustó muchisimo tu cuento corto…Felicitaciones.
    El final?… Otra vuelta a la tuerca?

  14. Me encanto el cuento, es cierto y al igual lamentable que las personas que opinan o ven las todo de manera diferente a lo que nos condiciona las sociedad, sean tratadas de desequelibridas o locas…lo he vivido personalmente y es terrible…solo nos queda el consuelo de que personas en al anonimato tambien piensan distinto al resto…

  15. la ezquizofrenia es triste. no es tan simple como esta historia. no saben la gran mayoría lo que es vivir con esta mierda. creer en una realidad que no es real, q no es sueño, ni pesadilla. que simplemente no es nada, pero esta ahí. siempre.

  16. Me identifique con ese relato… en la parte de tu familia… tambien me decian que era esquisofrenikaa;* & lo creia realmente crei qe estava totalmente loca… & me llevaron con distintos psicologos psiquiatras etc etc.. asta que me llevaron con un parapsicologo el que reafirmo que no era loca si no simplemente medium.

    • de casualidad no te dijeron ke te perseguia el frio de los muertos?… por ke eso fue lo ke me dijeron a mi… por ke mas nadie parecia tener respuesta a las cosas ke me pasaban

  17. me encantoo u_______________u

  18. ¡Increíble!

  19. ¿como puedo participar y publicar mi relato?


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.106 seguidores

%d personas les gusta esto: