Skip navigation

 .

La ciudad de la noche eterna 

Había oscuridad. Aquél joven se levantó de su cama y la única luz que percibió fue la de una lámpara a su lado en un pequeño buró gris. Se puso de pie y asomó por su ventana; las calles eran negras y gritos desesperados llegaban a sus oídos pidiendo ayuda: era la voz de una mujer, sin embargo no podía ver nada porque todo era negro a sus ojos; tomó una linterna. El alumbrado público se había apagado por quinta vez en menos de veinticuatro horas… algo andaba mal.

Hacía tiempo que extrañas criaturas rondaban libremente en la oscuridad como si se trataran de meras sombras que nadie podía percibir; no sabían cuantas ni donde estaban, solo debían tomar en cuenta que, cuando la luz era escasa, extraños sonidos comenzaban a emerger y era momento de tomar linternas en mano y alumbrarse. La oscuridad era peligrosa.

Había momentos en que la oscuridad se propagaba tan rápido que podía tragarse la luz y con ella a los habitantes de la ciudad… y todo quedaba en el olvido.

Nadie recordaba como se había dado el hecho de que la luz del día desapareciese. Todos los edificios y calles de esta ciudad estaban muy bien alumbrados, dándole a sus habitantes lo mas cercano a una vida normal; una vida feliz. Incluso la gente llegaba a creer que esa era la verdadera luz del sol, aún cuando hacía mucho que el astro no aparecía en el cielo.

El alumbrado público estaba enfilado por las calles; lámpara tras lámpara iluminaban toda la ciudad; la oscuridad era peligrosa.

Era común leer en los periódicos que gente desaparecía y era devorada por lo que no podían ver… solo quedaban rastros de sangre en el pavimento y ropa tendida como evidencia. Era peor que una epidemia.

El joven notó que el alumbrado volvía a encenderse; se asomó y vio solo algunas ropas en la calle. Un caminillo de sangre se alcanzaba a ver a su lado.

Él se sintió asustado y solo; se puso una gabardina negra y salió de casa para ver si podía hacer algo por aquella mujer, aunque sabía en lo más profundo de su ser que no tenía remedio.

Caminó por las calles de la Ciudad de la Noche Eterna, pensando. ¿Y si todas las lámparas se apagasen? ¿Qué sería de ellos? ¿De la ciudad?

Un extraño gesto apareció en su rostro al ver que, frente a él, después de caminar unas cuantas cuadras, todo el alumbrado se apagaba repentinamente; se giró para mirar a su espalda y notó que lo mismo ocurría. Se paró debajo de la lámpara que tenía más cerca… la única que mantuvo su luz.

Después de unos minutos la oscuridad se tragó la ciudad y gritos desesperados se escucharon por doquier; pedían ayuda. Sonidos extraños e irreconocibles apagaron los gritos: criqueteos, dientes, huesos rotos y roídos…

El joven aún tenía ese mismo gesto extraño en su semblante; terror y duda. A su alrededor, lejos de la luz que le protegía, podía distinguir un fuerte siseo; eran “Ellos”.

La luz de la lámpara bajo la que estaba comenzó a tintinear; el joven se pasó la lengua por los labios y sonrió temeroso.

Súbitamente la luz se apagó por completo; algo rozó sus piernas. No podía ver nada.

Escuchó una respiración en su oído y un escalofrío le recorrió el cuerpo:

Bienvenido seas a nuestro mundo –Escuchó antes de morir.

.

. 

Relato cedido a Tejiendo el Mundo por Karu-Alkarine

 .

ARCHIVO DE RELATOS DE T.E.M

19 Comments

  1. Joerrrrrrrrrr…menudo terror.Me ha recordado a la película “La Niebla”,donde todos eran devorados por seres de otro mundo.
    desde luego yo ni me hubiese movido de mi sitio,pero la curiosidad mató al gato….excelente relato que me ha mantenido pegada a la pantalla desde el principio al fin…un relato de terror psicológico¡¡Buenísimo!!
    Mis felicitaciones Karu,por saber conjugar terror y suspense.
    Besos …iluminados.
    Morgana.

  2. Joderrrrrrrrrrrr….a ver quien sale mañana a currar a las 6 de la mañana!!!!!
    Andare al loro por si escucho ruiditos raritossss….cojona!!!
    Aaaayyyyyyyyy….
    Vale llevar linterna????
    Muxusssssssssssssssssssss corason!!!!
    Bonito Karu-Alkarine,saludos

    • dragonerrante
    • Posted 7 mayo 2010 at 21:55
    • Permalink

    Al menos le dieron la bienvenida al “nuevo” mundo. Muy bueno, como se me apaguen las farolas de la calle me meto bajo la cama.
    un abrazo

  3. Pues yo salgo ahora a currar!!!
    Que alguien me acompañeeeeeeeeeeeeee

  4. Que bien yo trabajo de noche, a lo mejor es que viene a mi mundo de oscuridad o a currar conmigo ja ja.

    • Nieves la poseida
    • Posted 8 mayo 2010 at 17:17
    • Permalink

    Esas cosas pasan por estar a malas con la compañia de la luz… Maldita crisis!
    Vale, no habia sol pero ¿y luna? eso ya es rizar el rizo jejejeje.
    Eterna oscuridad ciudad de vacaciones… digame!
    Besazo.

    • Warthog Flammarion
    • Posted 9 mayo 2010 at 19:39
    • Permalink

    Muy bien detallada la historia, me ha encantado.
    Me recordó a una vieja pelicula basada en los hechos reales, no recuerdo el nombre, pero se trata de que New York se le fueron las luces en una noche y todo era puro caos y terror. Decian que los OVNIS eran los culpables y que lo iban a llevar, que unos monstruos devoraron una decenas de personas….

    Realmente deberias hacer un libro con esto, qué te parece??

    Saludos

  5. eesta muy bueno…..auque pense que tendria mas suspenso..me gusto el final

    • Karu-Alkarine
    • Posted 12 mayo 2010 at 01:26
    • Permalink

    Muchas gracias a todos! Me alegro muchisimo de que les haya agradado mi relato, es la primera vez que mando un cuento a un blog!! Y tmb gracias a todo el Staff de Tejiendo el Mundo por la oportunidad!!

    Saludos desde México!! :D

    • Gracias a ti por tu colaboración con nosotros. ;)

      Un abrazo

  6. buenisssimo

    • silver***spss***
    • Posted 5 junio 2010 at 11:14
    • Permalink

    joder que miedo
    no pienso volver a ir por las afueras del pueblesito al qe voy los findes, no hay casi farolas , solo 3 , y 2 al principio de la calle , y la otra esta siempre fundida…no pienso volver alli joerrrrrrrr!!!!!!

    • Paulako
    • Posted 30 septiembre 2010 at 23:19
    • Permalink

    mmmmm me habria gustado ke continuara….

    • gaston
    • Posted 24 octubre 2010 at 14:36
    • Permalink

    esta muy bueno soy de buenos aires y soy re loco por los cuentos de horror y suspenso

  7. yo le tengo fobia a la oscuridad, me muero antes de que se apague la ultima lampara. muy buen relato. me encanto.

    • Janice
    • Posted 7 julio 2012 at 21:36
    • Permalink

    Waoo que miedo y el chico se atreve a salir afuera! Poff

    • mikel
    • Posted 4 octubre 2012 at 17:30
    • Permalink

    el final estuvo genial pude imaginar una escena como esa….. muy bueno

    • Paulo
    • Posted 19 agosto 2013 at 21:25
    • Permalink

    Felicitacioness! me encantó realmente! el tema de la oscuridad y todo lo que en ella habita siempre fue algo muy interesante y vos supiste sacarle jugo, ademas de que pareciera que la maldad que llegó junto con la oscuridad tomó por completo a la ciudad.
    Excelente trabajo!
    Saludos desde Uruguay

      • Karu Alkarine
      • Posted 16 diciembre 2013 at 03:00
      • Permalink

      Muchas gracias! Es todo un placer saber que te ha gustado tanto!
      Saludos desde México!

      Karu Alkarine


Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.298 seguidores

%d personas les gusta esto: