Skip navigation

.

“El baile de San Vito”

24 de junio de 1374, amanece un nuevo día en la ciudad alemana de Aquisgrán. El cielo está despejado y todo hace presagiar que será otro largo y placentero día de verano. Pero desde el fondo de los callejones llega un murmullo extraño que va in crescendo a medida que se acerca a las calles y plazas principales del pueblo. La extraña epidemia de la que muchos han oído hablar ha llegado ya hasta la misma puerta de sus casas.

Los vecinos se asoman a las ventanas para contemplar sorprendidos como una turbamulta de gente comienza a llenar las calles. Todos bailan frenéticamente al son de una música imaginaria. Se retuercen y saltan, gritan, ríen y algunos lloran. En su delirio colectivo hacen caso omiso de los vecinos que intentan calmarlos, nada les puede detener, sus cuerpos se convulsionan como poseídos por el mismísimo demonio, y tan solo, muchas horas después, el desfallecimiento y los desmayos pondrán fin lentamente a su dantesca danza.

Pero no acabará en ese breve descanso su enfermizo baile, ya que la gran mayoría lo reemprenderá otra vez de forma involuntaria al recobrar sus fuerzas, continuando de nuevo durante días, semanas e incluso llegando a los cuatro meses, bailando en sus casas, en las calles, en las iglesias o en cualquier lugar donde se posen sus maltrechos pies…

Pues ya veis amigos, esto que en principio nos puede recordar a los anuncios publicitarios que tan de moda están últimamente, en los que un grupo de gente se pone a bailar en lugares públicos al unísono de manera “espontánea”, ya se inventó hace unos cuantos siglos, aunque por aquellos tiempos no se hizo precisamente por diversión, si no que fue una terrible epidemia que recorrió buena parte del norte europeo.

.

The Dancing Mania; by Hondius after Brueghel 1570

.

El fenómeno se conoce como choreomanía; del griego khoreia, baile, y manía, locura. Su origen se puede buscar en un contagio colectivo psicótico, con tintes fanatico-religiosos a la par que biológicos. Entre los siglos XIV y XVIII se reportaron numerosos casos de Coreomanía en distintas ciudades de Holanda, Bélgica, Alemania, Francia o Italia.

Un contemporáneo, fray Pedro de Herental, quien fue testigo ocularde uno de estos episodios, dejó una descripción que dice lo siguiente:

“En esa época… una secta extraña, formada por mujeres y hombres de varias partes de Alemania llegó a Aachen (Aquisgrán) y de ahí siguió hasta Hennegau y a Francia. Su estado era el siguiente. Tanto hombres como mujeres habían sido tan ultrajados por el diablo que bailaban en sus casas, en las iglesias y en las calles, tomados de la mano y saltando en el aire. Mientras bailaban gritaban los nombres de algunos demonios, como Friske y oíros, pero no tenían conciencia de esto ni tampoco prestaban atención al pudor, aunque hubiera otras personas viéndolos.

Al final de la danza tenían tales dolores en el pecho que, si sus amigos no los apretaban con trozos de tela enredados en su cintura, gritaban como enloquecidos que se estaban muriendo. En Lieja, los libraron de sus demonios por medio de exorcismos como los que se usan antes del bautismo. Los que se curaron dijeron que les parecía haber estado bailando en un río de sangre y que por eso saltaban continuamente. Pero la gente de Lieja dijo que habían sido atacados de esa manera porque no estaban verdaderamente bautizados, debido a que la mayoría de los curas tenían concubinas. Por esta razón la gente propuso que el pueblo se levantara contra los curas, los matara y tomara sus propiedades, lo que hubiera ocurrido si Dios no hubiera proporcionado un remedio eficaz a través de los exorcismos. Cuando la gente vio esto su juña disminuyó al grado que los clérigos fueron tratados con todavía mayor reverencia que antes.”

Leyendo estas palabras es fácil apreciar cómo se tomó el tema en la época cuando cualquier aspecto de esta índole era automáticamente clasificado como brujería y/o posesión demoníaca. De más está decir que la mayor parte de los participantes eran gente pobre, como campesinos y jornaleros, artesanos, como zapateros o sastres, criados, amas de casa, mendigos y desocupados; sólo excepcionalmente había ricos o curas, presumiblemente más difíciles de recaer en las filas luciferinas.

Así que como el causante de tan sacrílegos bailes no era otro que el demonio, la cura no podía ser otra que un buen exorcismo o una buena misa, y así fueron combatidas las hordas de bailómanos poseídos hasta que se conseguía terminar con ellas.

.

.

A tal punto llegó esta locura que en un edicto publicado el 18 de noviembre de 1374 por los magistrados de Maastricht, se prohibió  a todo el que sufría de coreomanía que bailara en la iglesia o en la calle; tan solo se les permitía bailar en sus casas.

Cuando los bailómanos llegaban al trance, mostraban otros tipos de fenómenos motores: algunos caían al suelo y se arrastraban de espaldas, otros perdían el conocimiento y echaban espuma por la boca, y otros tenían convulsiones y contracciones irregulares de las extremidades. Aunque, una vez que había pasado el episodio, la mayor parte de los afectados no recordaba nada de lo ocurrido, algunos describían visiones celestiales.

La epidemia de coreomanía de 1374 no fue la primera, aunque sí es la más conocida; según Backman, existen noticias de episodios semejantes a partir del siglo vn. En 1027, en la iglesia del convento de Kólbig, en las vecindades de Bernburg, el servicio religioso de la noche de Navidad fue interrumpido por un grupo de 18 campesinos que se pusieron a bailar ruidosamente en el jardín de la iglesia.

.

.

Otra epidemia interesante fue la de los niños, en 1237. En este episodio más de 100 niños fueron afectados por la coreomanía en Erfurt y se fueron bailando y brincando por el camino hasta Arnstadt, cerca de 25 kilómetros; cuando llegaron a esta población cayeron rendidos al suelo y cuando sus padres los llevaron de regreso a sus casas muchos murieron y otros quedaron sufriendo de temblores toda su vida. Otra epidemia

más con un final trágico es la ocurrida el 17 de junio de 1278 en la ciudad de Utrecht, en el puente sobre el río Mosela, donde se congregaron 200 coreómanos y no detuvieron sus danzas y saltos hasta que un sacerdote pasó por ahí, llevando la Divina Presencia a un enfermo; en ese momento, según Hecker, “como en castigo a su crimen”, el puente

se derrumbó y todos los coreómanos se ahogaron.

El número de participantes en la coreomanía era variable; Hecker señala que en Colonia bailaron 500 personas y en Metz 1100. Además, los enfermos iban de un pueblo al otro y se mantenían como grupos bien consolidados durante semanas.

Paracelso clasificó variantes de los motivos que ocasionaban esta manía por bailar: desde la lujuria, pasando por algún estado mental anormal, hasta factores físicos no identificados.

Una de las primeras tentativas para evitar que la gente siguiera frenéticamente con sus movimientos espasmódicos fue acompañarlos con música, ya que por aquel entonces se consideraba que de esa forma podían equilibrar su cuerpo y alma, y dar armonía a esos arranques epilépticos, pero lo único que se conseguía era un acrecentamiento del estado hipnótico de los afiebrados bailarines.

La causa más alegada y aceptada en la actualidad, sin embargo, prescinde de explicaciones extrasensoriales e incluso esotéricas. La relación parece estar en la alimentación de quienes sufrían estos brotes, sustentados, eso sí, por un exacerbamiento social.

El principal producto de aquella vasta clase baja era el centeno. Se cree que este cereal estaba infectado por un hongo que contenía toxinas y principios psicoactivos de poderosos efectos sobre la corteza cerebral. El ácido lisérgico, por ejemplo, es un derivado de este agente.

Los que están en contra de esta teoría sostienen que de ser un ataque de LSD, no se explicaría que los brotes de la fiebre del baile se repitieran en pocos días o semanas de una ciudad a otra, lo que induce a pensar en un contagio social.

Después del siglo XIV la coreomanía se hizo cada vez más rara, hasta que desapareció en el siglo XVII; quizá el último testigo presencial de un episodio masivo fue Horst, en 1623.

La coreomanía también se conoció como el “baile de San Juan” o el “baile de San Vito“.

.

.

Posteado por Sinuhé

Fuentes y más información en:

www.lanacion.com.ar

www.colegionacional.org.mx

http://e-spacio.uned.es

http://en.wikipedia.org

.

ARCHIVO DE HISTORIAS DE T.E.M

  1. Que bueno, desde luego este fenomeno es de lo mas curioso, y lo raro es que esta gente se salvara de la hoguera, (sera que no había suficiente leña para todos).
    A saber que hongo comerían, jeje y de ser algo social, creo que seria la antesala del primer dia de rebajas.
    Yo si hubiera vivido en la epoca con lo abuurido que debia ser me hubiera unido a la fiesta fijo.
    Abrazos

    • jeje, la verdad es que si que es un rato curioso el tema, imagina a mil personas bailando como posesos hasta caer rendidos… mmm.. bueno, ahora están los afters que más o menos es lo mismo, jeje. Buee, algunos incluso se enterraban las piernas en la tierra para poder parar y descansar, otros cuando caían exhaustos seguían arqueándose por el suelo, tipo el gusano del break dance. Abría que buscar a ver ese hongo del centeno, a ver si se puede criar en el jardín.

      Un abrazo

  2. Coñaaaaaaaaaa que puterio…los curas con concubinas y tooooo….
    A mi me pasa algo parecido a veces..jej
    Un poco culo inquieto,eso si ,ya con la edad una ya no se arquea como antes…jojo
    Joe si me pillan en aquella epoca me queman fijo….joderrrrrrrrrrrrrrr
    Que cosa mas curiosa!!!
    Muxussssssssssssssss casiwapo!!!!!!

  3. No tenía ni idea de esto, Sinu. Parece que entraban todos es una especie de éxtasis místico o algo parecido.

    Me encantan tus post.

    Un Abrazote apretao’

  4. La verdad es que es curioso el tema ,pero existe una enfermedad neuronal que se llama “el baile de San vito.
    ¿Por qué se dice “el baile de San Vito”?

    El baile de San Vito es como se le llamaba en la Edad media comunmente a la enfermedad de Corea de Sydenham, una patología neurológica en la que el sistema nervioso central se degenera a causa de una inflamación que provoca fiebres reumáticas.

    Esta rara enfermedad se caracteriza por trastornos en los movimientos corporales, que pasa por estados de coordinación bruscos e involuntarios de forma limitada. Incluso puede darse de una forma tan leve, que el enfermo solo note irritabilidad y nerviosismo.

    El baile de San Vito estaba mal visto en la Edad Media, pues se creía que el enfermo estaba poseido e incluso se le quemaba en la hoguera. Normalmente en esos casos, intentaban encomendarle a San Vito, un santo salvador y auxiliador para que curara el enfermo de la posesión.
    Espero que os haya sido de utilidad Mi enfermedad no es ésta y desde que la padezco me parecen temas serios.
    besos.
    morgana

    • Ya ves Mari, con la de veces que nos han dicho de pequeños lo del baile de San Vito y enterarnos ahora¡¡

      Un besin

  5. Alucinante, esto realmente fue la epoca hippie de la edad media jajaja!

  6. A mi me habian dicho que habia sido por la peste bubonica….

    • En realidad, yo creo que fue algo más de caracter social y religoso, como lo que ocurre hoy en día en algunos paises africanos y centroamericanos, donde la gente entra en grupo en una especie de trance extraño. Hay que recordar que la peste negra se cargó a más de 50 millones de personas tan apenas un par de décadas antes de esto y todos estaban más que susceptibles ante el miedo a una nueva pandémia. Una muestra de ello es que muchos se curaban a base de exorcismo o gracias a algún santo, si en realidad el origen hubiese sido el centeno contaminado u otra enfermedad estas curaciones “súbitas” no creo que se hubiesen dado.

      Un abrazo

  7. Valla, esto si que es interesante… porque realmente, explicacion no la hay!
    Tambien ocurrio algo asi con las brujas de Salem (el cornezuelo del centeno)
    Pero esto casi que se acerca mas a una autentica posesion…
    Si investigas mas y nos lo aclaras no quiero perdermelo.
    Por cierto mi abuela siempre me decia que tenia “el baile de san vito” por lo inquieta,claro que yo mas que una… parecia tres niñas a la vez jejejeje
    Beso poseido y congelado (mira tu)

  8. Pues a mí el episodio de los 100 niños de Erfurt me recuerda bastante al cuento del flautista de Hamelin, ¿no creéis?

    De todas las maneras, me parece fascinante. Otro 10 para Sinuhé.

    • Pues si, un aire le tiene, aunque el del flautista acabó incluso peor que este. Que peligro ser niño en aquellos tiempos¡¡ jeje

  9. Realmente un fenómeno rarísimo. Desde chica escuché esa expresión “el baile de San Vito” y nunca supe de dónde venía. Ha tenido que ser en este blog tan multifacético que vengo a descubrirlo!

    un abrazo!

    • Yo tampoco conocía le origen de lo de San Vito hasta que he buscado información sobre esto. Al parecer, en un pueblo en el que apareció un brote de Coreomanía los curaron llevándolos en grupos hasta la iglesia, donde estaba San Vito, que los curó al momento.

      Abrazos

  10. Morgana, muy bueno tu aporte, ya me imaginaba que alguno no se habría salvado de la quema.
    Un abrazo

  11. Hace meses que sigo tu página. Es fantástica.
    Según tu artículo esta epidemia sólo se dio en el norte de Europa. Sin embargo mi bisabuela contaba que su madre había visto bailar la tarantela, tal y como tu dices, durante días y días, aquí en Andalucía. Sólo que según contaba ella, era una sola persona y lo asociaban a la picadura de una araña. Precisamente esta araña la trajeron consigo los colonos del norte de Europa, durante la reforma agraria de Pablo de Olavide.
    Quizás pueda haber ahí una conexión que lo explique.
    ¿Sinhué, es por el personaje de Milka Waltari, Sinhué el Egipcio?. Es mi libro favorito.
    ¿Podrías escribir algo sobre las consecuencias del desplazamiento del eje terrestre?.

    Saludos, y me encanta vuestra página

    • Hola Samara, bienvenida. Es curioso lo que comentas sobre la Tarantela, aunque creo que eran casos más aislados, como el que comentas, creo que sería complicado que fuese la causa de estos contagios tan multitudinarios. Sobre mi nombre si, es por el libro que comentas, como tu, también es el libro favorito de mi padre, jeje

      Sobre el desplazamiento del eje, no hagas mucho caso de las locuras que puedes llegar a leer por la red, en realidad el eje se ha desplazado una y mil veces con cada terremoto que ha ocurrido en la historia, y las consecuencias han sido “nada”, simplemente vuelve a su sitio al cabo de un tiempo, lo que pasa es que últimamente las calenturas conspiranoicas y sus consecuencias se están sacando un poco de lugar. Puedes dormir tranquila al respecto.

      Un abrazo

  12. “Un hecho interesante es el Tarantismo, epidemia atribuida a la picada de la Tarantula; su curacion se obtenia por medio de la musica vertiginosa de guitarra, oboe y tamborin; y de aqui el origen de la danza popular en Italia, la Tarantela.” Extraido de “Folclor Medico Chileno” por Oreste Plath.
    Aqui queda eso.
    Y sobre el eje de la tierra no hay que preocuparse,como dijo Sinuhé, con la de meteoritos que han caido en la tierra en el pasado, cuanto se habra movido y no paso nada…estamos todos demasiado sugestionados, eso es todo
    Saludos

  13. Coñe Sinhú, lo que pasa es que fui yo al pasado con mi delorian y les mostré a toda esa gente la gran obra maestra: Fiebre del sábado noche. Fue verla y se volvieron locos…Normal, es que Travolta es mucho Travolta

  14. Soy uno de los miles de fieles expectadores de este blog y es la primera vez que hago un comentario,aprovecho para felicitarte ,es muy curioso e interesante.
    Solo queria decir que la intoxicacion por la ingestion de pan de centeno(el trigo era un producto de lujo,destinado a las clases pudientes que curiosamente nunca enfermaban)contaminado con cornezuelo(claviceps purpurea) era conocida como “Fuego de San Antonio” y los sintomas no tienen nada que ver con el “baile de san Vito·,hoy llamado corea.
    El otro dia leia que el fuego de San Antonio se curaba peregrinando a Santiago…a medida que la gente dejaba de consumir pan contaminado iba desapareciendo,era una contaminacion cronica,aqui tambien se consumia mayoritariamente pan de centeno,pero al ser el clima menos humedo que en Europa,la aparición de este hongo no era tan frecuennte….
    Bueno,un saludo y felicidades.

    • Hola Xabucu, gracias y bienvenido¡¡ Sobre tu aporte, es muy posible que hoy en día ambas enfermedades estén bien diferenciadas, pero en lo que se puede recoger de los textos históricos, confundían con frecuencia los conceptos, tanto en el baile de San Vito, como en el de San Juan o como en el Fuego de San Antonio. Los que hacen referencia a estas epidemias los suelen meter todos en el mismo saco, englobándolos al final como Choreomanía. Por otro lado, no conocía lo de la peregrinación a Santiago, una cura seguro, pero vaya tela hacerse el caminito desde el norte de Europa para curarse, jeje. Un tema que daría para charlar largo y tendido y aroma de un buen café.

      Un abrazo

  15. Esto si que me sorprende. Y créanme hay muy pocas cosas que me sorprenden, bailar como posesos…ahora sólo bajo los efectos del rave y alcohol jejejee. Aunque acá también las fiestas patronales(de pueblos) duran días de días…. Pero, ¿se sabé por que bailaban o para qué… o sólo era psicosis colectiva?
    Saludos

    • Pues si Joel, no tenía ningún fin especial, simplemente no lo podían remediar.

      Saludotes

  16. Vaya con los curas y los ricos que se salvaron? Porque diablos no se les agarró el virus? Matar en nombre de Dios…. vaya pendejada…. querrá decir en nombre del diablo, porque ni los curas eran capaces de distinguir el bien del mal. Y lasw cosas locas y crueles que hicieron en el padado.
    Si uno bailaba, lo quemaban.
    Si uno se vestia raro o hace cosas raras, lo torturan.
    Si alguien juega a ser medico con estas hierbas lo queman o lo torturan.
    Si uno es “bonito” por su cara, lo ahogan.
    Me pregunto qué sigue…
    De los que salvan son los sanguijuelas de los ricachones y los “inocentes ” curas.
    Saludos

  17. He descubierto este Blog de casualidad desde hace algunos días, y estoy realmente impresionada, me encanta.
    Enhorabuena, muy buen trabajo!!!
    Un saludo a tod@s.

  18. Cuando era chica y no podia parar mi madre me decia siempre “tienes el baile de san vito”…jaja, ya se de donde viene

  19. Realmente interesante . El History Channel , en un docu sobre el Hippismo, en el que comienza hablando del LSD cita el baile de San Vito como un precedente(mas extremo, si) de la locura que provoca los alcaloides del centeno, entre cuyos esta la Dietilamida del Acido Lisergico (o Lysergic Saüre Dietylamide=LSD) aislado en 1938 por el suizo Hoffman, quien en su famosa bicicletada tuvo una de las experiencias surrealistas mejor documentadas.
    Ahora, tomando en cuenta q lo q hacía al LSD parecer mas inocuo fué el hecho de que ”no produce adicción ni sintomas de angustia por drogodependencia”, el que las victimas de la Coreomanía medieval ”recayeran”, dejan claro q no era un ”Human Be-In” hippie medieval ni un ”rave”, sino algo más tóxico.

  20. Interesante el block de esta estrañaña danza.Buscando información sobre la danza de san Vito. Veamos, cómo los hilos de la cultura se dispersan como el polen de las flores. Años atras, he estado buscando respuestas, sobre el tema. En el valle de Toluca cerca de la ciudad de México, había hace cincuenta años una danza llamada: danza de sangaravito, esta parece tener su origen en Europa, que llego con los conquistadores Españoles. lo que encontre en la memoria oral del imaginario colectivo, se cuenta que fue una danza ritual de sanación, para niños y adultos que enfermaban de algún susto, alguna otra causa rara. La danza tiene reiminicencia indígena, concantos y musica. Aun hoy día se rememora sobre la danza de sangaravito.

    saludos.

  21. Fueron los primeros raves documentados.

  22. ¿No es raro? Buen aporte a mi cultura general…

  23. Que liados, pero bueno. yo les hubiese hecho acompañamiento musical
    y me pongo a vailar en el acto.
    Party Rock todo el año…. !!!

  24. con lo rico que es bailar! los entiendo.


2 Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] contagios a causa del cornezuelo del centeno, y que les hacían bailar hasta caer exhaustos. (Hace un tiempo escribimos a cerca de la Coreomanía o “Baile de San Vito”), y según parece, el origen de los ataques alucinatorios de este lugar también fueron causados [...]

  2. Por Anónimo el 20 jun 2011 a las 6:52 am

    [...] [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.105 seguidores

%d personas les gusta esto: