Skip navigation

.

VANIDAD

Siempre fui hermosa, perfecta, elegante, pero quería más, quería ser más hermosa, incluso más que la diosa Afrodita. Los días pasaban y mi cuerpo y rostro envejecían, hice todo para detener el tiempo; cremas costosas, cirugías en cada extremo de mi cuerpo, inyecciones en mi rostro. Pero el tiempo seguía…

Un día cuando intentaba cubrirme una cana vi por la ventana a una mujer hermosa y elegante, que me miraba con la intención de que la siguiera. Me peiné lo más rápido que pude y me coloque mi mejor traje para intentar superar a las costosas y elegante prendas de piel que ella llevaba. Al salir intente llevarle el paso lento y tan grácil que todos los hombres la miraban con deseo y las mujeres con recelo. Continué siguiendo a la hermosa pero misteriosa mujer hasta llegar a un callejón en el cual había una puerta vieja y desgastada ¿Qué hacia una mujer tan perfecta en un lugar como este?

-      Si quieres entrar hazlo, si quieres ser como yo sígueme y si quieres saber mi secreto compruébalo.-  Dijo la extraña mujer desde adentro.

Con paso firme cruce la puerta y quede impactada. Un piso de mármol tan limpio que miraba mi reflejo, paredes con decorados en piedras preciosas y muebles de caoba; pero lo más increíble fueron la hermosas estatuas, cada una de épocas diferentes.

-      Toma asiento y veremos. Lo que tu deseas es la inmortalidad de una diosa, la elegancia de la realeza, la belleza de un ángel… y el atrevimiento, lujuria y soberbia de un demonio…

-      Sí, todo eso es lo que deseo, dime tu secreto no me importa el costo o el precio daré lo que sea…

-      ¿Lo que sea? ¿Darías todo para ser igual que yo y ser mi misma imagen?

Asentí varias veces y a continuación tomo mis manos con una fuerza increíble y me tiro al suelo y tomando mi cara en sus manos que se convertían en garras, sus ojos azules se volvían brillantes y su piel se volvió tan fría como el hielo. Entonces con un rápido movimiento mordió mi cuello y me sentí cada vez más débil y fría, mis músculos se endurecieron y mi piel se volvió cada vez más y más blanca, cuando terminó me levantó y me enderezó, estaba rígida y petrificada. Cuando la vi quede impactada, la mujer ahora era más hermosa, su rostro estaba más joven, su cabello más largo y perfecto y su cuerpo mas voluptuoso.

-      No te pongas triste, ahora somos hermosas y estamos inmortalizadas para siempre.- dijo una estatua de una joven hermosa al parecer una chica de la época griega.

-     No importa el precio, ser hermosas y admiradas es lo más importante, sin contar la elegancia.- dijo otra mujer con traje de bailarina.

Y así ocurrió… me quede allí quieta, fría, muda y dura viendo a partir de varios años como esa mujer traía a jóvenes hermosas con la promesa de la belleza siendo ella la ganadora, pero valía la pena, ahora estaba inmortalizada, con la belleza de un ángel y la frialdad de un demonio, para siempre, siempre, siempre…

.

.

Relato cedido a Tejiendo el Mundo por Luiselis Mavarez.

.

MÁS RELATOS DE TEJIENDO EL MUNDO

.

.

SI QUIERES QUE SE PUBLIQUEN EN EL BLOG TUS PROPIOS RELATOS, ENVÍALOS A:

tejiendoelmundo@hotmail.com

  1. uhhhhh….no me arreglo nunca más…me quedo así feítaa nomás….jejejeje…. ;)

    • impresionanate me encanto…..habla de no ser vanidosos…..uuu super

  2. Me ha gustado mucho, si yo siempre digo que no hay nada como saber envejecer con dignidad. Felicidades a su autora.
    A ti Sinu, me van a dar las uvas para poder leer todo lo que has puesto, pero ya iremos poco a poco, vamos a ver si por lo pronto arranco. Besitos.

  3. Muy buen relato, y no te diria yo que mucha gente pagaria ese precio e incluso uno mas alto por la belleza.
    Un saludo

  4. Uffff, yo no creo que el precio sea justo… de que sirve la belleza si no puedes pasearla pra envidia ajena jejejeje
    Buen relato y buena imagen.
    Un beso queridas almas descarriadas.

  5. Excelente relato, porque por más maquillaje, pastillas y cirugias se afean más de lo que ya estan. La vanidad junto con la lujuria es uno de los pecados más letales por la que pasan mucha gente. Es mejor envejecer con dignidad y al lado de las personas que más quieren. Con el tiempo se ganan experiencia, sabiduria, madurez algo que no pueden este tipo de gente egolatra y egoista. Quien está dispuesto a perder alguna cosa por embellecer siendo que vas a emvejecer?

    como dice un adagio: el tiempo se burla de las piramides que fueron orgullosas en el pasado, las piramides se burlan del tiempo sin saber que éste lo esta acabando.

    Saludos

  6. buen relato si,pero que cuatico que alguien quiera llegar a eso,que locura pordios!

  7. interesane relat0, si tansolo esa chica caminara entre los mortales mexicanos.
    un saludo =)

  8. hahaha…yo sí he pecado..he pecado…si lo admito ohhh vanidad definitivamente mi pecado favorito(vease el abogado del diablo) mira pero no toques, toca pero no pruebes, prueba pero no tragues…hahahha…hay que envejecer con dignidad eso es cierto,,,pero yo digo: ”la suerte de la fea…a la bonita no le importa” hhhahahha,,,si si envejecere,,,seré una vieja decrepita…pero una vieja decrepita con glamour..hahahaha…sin herir suceptibilidades solo un toque de humor…negro. saludos.=)

  9. lo bueno fue ke kedo satisfecha…. ajajajajajajaja

  10. pues si, lo bueno es que a ella le pareció justo el precio que pagó por la belleza eterna, sin embargo, tienen razón de que servía tenerla si no la podía lucir mas que con las propias victimas como ella.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.111 seguidores

%d personas les gusta esto: