Skip navigation

Crédito

.

Raymond Isidore, “el Picasso de la vajilla”

Miles de personas acuden todos los años a Chartres para contemplar la que se podría considerar como la catedral por excelencia de Francia, Notre Dame. Pero lo que muchos ignoran es que a escasa distancia, en las afueras de la ciudad, existe una peculiar construcción que quizás no sea tan grande y esplendorosa como la catedral de Nuestra Señora, pero que rivaliza con ella por el trabajo y empeño que su constructor invirtió en ella. Hablamos de la Maison Picassiette.

Raymond Isidore

.

La Mansión Picassiette es una extraordinaria construcción realizada por Raymond Isidore situada en un suburbio a las afueras de la ciudad. En su construcción, Isidore empleó 26 años de su vida y se calcula que utilizó unas 15 toneladas de fragmentos de vajilla y cristal.

.

Fotografías de Jellybns_shinobu

.

Pero vayamos por partes y conozcamos desde el principio la historia de este peculiar personaje.

A Raymond Isidore se le podrá catalogar de muchos modos menos de “persona normal”. Nació un 8 de septiembre de 1900, hijo de un fundidor y de una costurera y séptimo de los hermanos. A los seis años, sin motivo aparente, perdió súbitamente la vista, a los diez perdió a su padre y a los once, recuperó la vista del mismo modo que la había perdido (años más tarde se atribuiría este hecho a un milagro de la virgen), a los doce ocupó el lugar de su padre en la fundición y a los veinticuatro se casó con una viuda bastante mayor que él que tenía tres hijos. No es mal comienzo ¿Verdad?, continuemos.

.

Fotografías de Cristina Sobreira

.

Al poco tiempo de casarse compró un terreno en las afueras de Chartres y con sus propias manos levantó una humilde vivienda para él y su familia. La casa tenía lo justo, una cocina-comedor y dos habitaciones, restando en la parte trasera un porción de terreno sin construir. En 1935, tras perder su trabajo en la fundición, Raymond comenzó a trabajar en el vertedero municipal. No se sabe si los motivos fueron místicos o religiosos, artísticos o interesados por el reciclaje, o simplemente fruto del aburrimiento, la cuestión es que estando trabajando en el vertedero a Raymond le llegó la inspiración de recrear en su casa los rosetones y vidrieras que habían decorado la catedral de Chartres y que habían sido destruidos durante los bombardeos de la guerra, para “devolver a la catedral sus ojos”.

Así fue como comenzó a guardar en sacos todos los pequeños trozos de cristal o cerámica que encontraba en el vertedero. En su mente se iba fraguando lentamente lo que sería el motivo y el trabajo de su vida y que se convertiría desde entonces en una obsesión para él. Sus problemas nerviosos y psicológicos, a los que algunos achacarían más tarde su ceguera infantil, hicieron que se librase de la vida militar, de modo que se pudo dedicar en pleno a la labor que le llevaría el resto de su vida.

Durante dos años se dedicó a buscar por doquier esos pequeños y valiosos trozos de vidrio y cerámica por doquier. Cuando guardó todos los del vertedero se despidió y se dedicó a recorrer los pueblos y los vertederos de los aledaños en busca de más materia prima para su trabajo.

.

Fotografía de Reietto

.

En estos tiempos se ganó el apodo de Picassiette con el que ha pasado a la posteridad. Según algunos, Picassiette es una combinación de Picasso y assiette (plato), lo que vendría a significar algo así como “el Picasso de la vajilla”. Según otros el nombre viene de pique-assiette, que en francés significa “gorrón”, pero que en sentido literal podría traducirse como “roba-platos” o “rompe-platos”, piqué también equivale a “tocado del ala”, con lo que la combinación podría derivar en “el loco de la vajilla”.

La cuestión es que cuando Picassiette pensó que ya tenía bastante material recolectado, se encerró en su casa y comenzó su gran obra. Empezó a cubrir con mosaicos los suelos y las paredes, más tarde el mobiliario y luego, cualquier objeto cotidiano del hogar. Cuando todas las habitaciones estuvieron  cubiertas de mosaicos, comenzó con la parte exterior de la casa y luego, con la parte trasera y el jardín.

.

Imágenes crédito

.

Hay que reseñar de Picassiette era un hombre con una cultura más bien escasa, prácticamente analfabeto y por supuesto, sin ningún tipo de estudio ni preparación sobre diseño o arquitectura. Su aprendizaje y su evolución con el paso de los años fue completamente autodidacta. Esto es un punto a destacar ya que lo que en un principio comenzaron siendo mosaicos con simples y sencillas formas geométricas, con los años, acabaron siendo verdaderas obras de arte como, por ejemplo, escenas bíblicas y elaboradas cruces, paisajes bucólicos con la catedral de Notre Dame al fondo o retratos de lo más variado, a parte de los rosetones y vidrieras de la catedral, que estaban en todos los rincones.

El material que había recogido durante dos años se le agotó y durante años era frecuente ver a Picassiette salir por las mañanas temprano con su carretilla en busca de más material para su obra. Incluso llegó a acudir a subastas para comprar viejas vajillas que más tarde hacía añicos para poder continuar su trabajo.

.

Fotografía de Reietto

.

En su casa apenas un par de cacerolas se salvaron de ser revestidas con sus peculiares mosaicos, todo, absolutamente todo era un buen soporte para plasmar sus obras, incluso las sillas o la máquina de coser, las perchas y las lámparas… Cuando ya no le quedó nada, se dedicó a construir sus propias figuras en yeso emulando todo tipo de construcciones como figuras humanas, la torre Eiffel o la torre de pisa y en varias ocasiones la Catedral de Chartres, fuente de sus obsesiones. En el jardín construyó una pequeña capilla y un muro que llamó “el muro de Jerusalén”, otra zona es el Patio Negro, por estar decorado con mosaicos sin color, tan solo blancos y negros.

Tras más de veinte año, su obsesión devino en locura que no le quitó de continuar hasta el último día de su vida con su mismo empeño. Y fue así que un 7 de septiembre de 1964 Raymond Isidore fue encontrado moribundo junto a su carretilla en un camino de la ciudad mientras iba en busca de más vajillas que romper.

En 1982 su construcción fue catalogada como monumento de interés histórico por el Gobierno francés y abierta al público. Con los años, su casa se ha convertido en un peculiar museo por el que todos los años pasan más de 30000 personas.

La Maison Picassiette se puede visitar entre el 1 de abril y el 30 de noviembre, desde la estación de Chartres se puede tomar un autobús que les dejará prácticamente en la puerta.

.

En esta foto se puede ver la tumba que se construyó para si mismo, pero en

que las autoridades no dejaron que fuese enterrado.

.

.

.

Tejido por Sinuhé

.

.

Fuentes y más info en:

Guía de arquitectura insólita, de Natalia Tubau. (Editorial Alba)

Raymond Isidore y su catedral, de Edgardo Franzosini (Editorial Minúscula)

www.thejoyofshards.co.uk

.

MUCHOS MÁS LUGARES PECULIARES DEL PLANETA

  1. Creo que es lo más hermoso que mis ojos han visto.¡¡Increíble!!
    Su trabajo les debió costar.Es realmente una obra de arte.
    Besazos.MJ

  2. El caso se parece al del madrileño que construyó una catedral con restos de latas, botellas, etc en las cercanias de Madrid y que hace unos cuatro-cinco años atrás, salía en los anuncios de Aquarius.

    Desde luego es un curro de la leche, pero eso no quita que estuveise como un cencerro…

    Saludos.
    JULIUS

    • Si, te refieres a Justo Gallego. Aunque lo suyo es un estilo muy diferente. La cosa es que existen cientos de personajes como estos que dedican su vida a construir algo. En fin, mejor que estas locuras den por ahí que no por otras cosas, jeje

      Saludos

  3. Increíble, la perfecta armonía entre locura y arte creo yo. Tiene razón es un super curro hacer tanto y mira que llegar a andar moribundo por su trabajo….
    Ciertamente, que vida pero para más curiosa una de las más extrañas que leido ciertamente.
    Saludos

  4. hermosa locura, si la locura diese por hacer estas cosas…el mundo estaría repleto de bellas artes
    (aunque…pensando un poco…Hitler no pintaba cuadros??…

  5. Madre mia!..es preciosa, aunque no tengo claro que pudiera vivir ahí, la verdad. Este post me ha recordado -salvando la distancias -a un hombre andaluz, si no recuerdo mal, que practicamente tiene “empapelada” la casa con conchas. Creo que no hace mucho salió en algun noticiero…

    Besote Sinuhé.

  6. Por supuesto cuando he puesto que ‘estaba como un cencerro’ era usando una frase hecha pero para nada quería que se entendiese como ‘insultante’.

    Este hombre nos ha dado a todos la vuelta ya que, su dedicación se transformó en obsesión y sin darse cuenta, no solo hizo esa ‘mansión-catedral’ si no que se construyó a si mismo una fama y reconocimiento que de otra forma dificilmente habría logrado.

    30.000 personas al año lo homenajean y admiran (no es para menos)y hablan de él, unos para bien y otros seguro que los menos- para mal.

    Pero la catedral que construyó era realmente su interior.

    Demostró que cuando se quiere, se puede.

    Una gran lección para todos nosotros.

    Saludos.
    JULIUS

  7. Vaya fenomeno, este no sabe lo que es el aburrimiento. Al igual que en el caso de Justo Gallego, esta gente persigue sus sueños y poco a poco van dandolos forma, aunque en ello les vaya toda una vida, algo que muchas veces no hacemos porque nos parece imposible alcanzar nuestros sueños, cuando simplemente ni siquiera nos ponemos a trabajar en ello.
    Bueno, ahora ya se donde donar los platos que se me rompan en casa.
    Abrazos

  8. Menuda pasada!!!!!!!!!

  9. Me encanta esta entrada,me parece sorprendente completamente ^^, he estado introduciéndome más en este blog, como dije que intentaría hacer, y desde luego se merece la recomendación.

    He visto que te has hecho seguidor de mi blog de creaciones, me gusta, me gusta ^^
    Bueno, saludos y muchas gracias, Sinuhé

  10. Ay…. me encanto!!!!!!!!!!!!!!! que bonita q es su creación!!!!!!! le habra llevado tiempo pero valio la pena!!!!!

  11. Absolutamente precioso, me encanta ese lugar.

    Me gustan las historias de las obsesiones, de aquellos que crean formas tan maravillosas como ésta.

    En mi isla tengo todo el tiempo del mundo, quizás voy a dar forma a mi cabaña…me falta la materia prima…o no?

    Jeanne

    • Como dice mystery, muy buen naufragio el tuyo. Ya me quedo yo también enganchado a tu peculiar aventura. :)

    • No imaginas lo que se puede llegar a construir con conchas de la playa y un poco de arcilla y hierba seca. :)

  12. Anne, una maravilla de blogg el tuyo.

    Nada como una isla y el alma, a solas.

    Saludos (seguiré tu blogg).
    JULIUS

  13. me he quedado impresionada, es increible lo qu epuede hacer el intelecto de un artesano, esta bellisimo todo ademas de los detalles, que cosa…

    muy interesante como siempre..

    saludos

    ♥by susan♥

  14. Madre mía que trabajo! Lástima de distancia espacio-temporal porque rompiendo vasos me quedo sola ¬¬
    Un abrazote

  15. UUUUYYYY!!! Impresionante! Tendre que ahorrar un poco de plata para ir allá!!
    Por cierto, porque diablos las estúpidas autoridades no respetaron el último deseo de Picassiete? Deja que Picassiete muera junto con su obra, para esto está la tumba que hizo con sus propias manos.

  16. Lástima que las veces que fui a Paris nadie me dijo de esta construcciòn. Me hubiera encantado verla.
    Le encuentro algo de similitud con las obras de Gaudì en Barcelona. A.Gaudì trabajaba con restos de cerámicos tambien..
    Increìble.

  17. Es un trabajo espectacular, verdaderamente un artísta autodidacta que expresa en cada objeto su creatividad absoluta. Supe de la existencia de éste sitio, por un Francés que hoy conocí y platicando con él de arte me comentó de éste sitio.
    Me llena de alegría ver trabajos de gente talentosa. Felicidades!!! Definitivamente la mano de Dios a través del ser humano hace verdaderos milagros en cada una de sus obras.
    En verdad evoca al maravilloso trabajo de Antonio Gaudí, aunque puedo decir que Picassiette tiene un gran mérito ser autodidacta. Soy fotógrafa profesional de la Ciudad de México.

  18. excelente!


2 Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] La mansión Picassiette. La “otra” catedral de Chartres tejiendoelmundo.wordpress.com/2010/01/12/la-mansion-picassie…  por Dartacann hace 2 segundos [...]

  2. [...] un tiempo os hablábamos de Raymond Isidore y de la mansión Picassiette, un excéntrico personaje que levantó con sus propias manos, y sin ningún conocimiento sobre [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.112 seguidores

%d personas les gusta esto: