Skip navigation

mujer-de-rojo_-jacqui-faye-michel

Esta noche, a las doce en punto…

Por supuesto dijo Imperio-le beso muy dulce repitiendo lo mismo que él le dijo- eso, a las 12 te espero.

     El día estaba realmente feo, pocos 31 de octubre eran bonitos y claros. Una actuación a esas horas no era lo habitual, cada concierto que Juan ofrecía solía ser después de anochecer, pero esta vez  era para niños, sonreía divertida, siempre le dedicaba millones de guiños mientras tocaba, provocando en ella ese sentirse muy especial. Al abrir la puerta del coche, sonó el teléfono.

-Nani reina, dime tesora

-¿Qué tal? Lo siento no puede ir

-Genial, mi niño es así, genial, genial, genial

_¡Qué loca estas!

-Ya sabes que sí, reina te dejo, no llevo en este coche el manos libres y he de preparar unas cosas.

      Al llegar a casa sintió un escalofrió extraño, pero se dispuso a preparar la noche, siempre era lo mismo, pero sabía que a Juan le encantaba de manera especial.

-Hola mi amor¡¡

-¡!Eh¡ no te esperaba hasta las doce,  y son las 10, y ¿eso??

-Nada, me aburría sin ti, deje todo y me vine.

_Vamos, te espera una pequeña sorpresa

-mmmm…

            …Muy despacio entre besos dispersos, entre caminos de besos hizo desaparecer de su cuerpo todas sus ropas, Imperio ya desnuda envuelta en un albornoz le llevo de la mano al pie de la ducha invitándole a pasar.

     Caía el agua templada, con esa temperatura justa que a Juan más le relajaba, mil besos haciendo sendero por cada poro de su piel, recibiendo al unísono el agua en gotas tan pequeñas que, resbalaban sin miedo  junto el calor de sus labios. Adornándolo de pasión, entrando en una posesión angelical mientras sus manos trepaban por su torso, arrodillada, besaba su entrepierna, muy contenta por el saludo, la hizo desaparecer dentro de su boca, manos que se perdían, mientras su boca contorsionaba su miembro, provocándole una sensación de relax con la más amplia de las pasiones.

     Entre caminos de besos, busco la esponja, y con gel fue dibujando su figura, levantándose de puntillas para lavarle muy suave la cabeza entre mil besos en la nariz y los párpados, relajando después con movimientos circulares cada cm de su piel.

     Una vez aclarado, quizá por comprobar si quedaba algún resto de jabón, continuo con su rosario de besos rezados desde su mismo corazón, buscando mirarle muy fija a los ojos. Besándole cada cm, cada milímetro.

     Se puso de pie, y en un tórrido beso, con miles de dibujos de ambas lenguas, abrió la puerta de la ducha adelantándose, se envolvió en su albornoz y a él le esperaba con otro, agachada en el suelo, le seco despacio sus pies, sus piernas, haciendo desaparecer cada gota de agua de su cuerpo, dejándolas posadas en la toalla, le acompaño de la mano a la amplia camilla.

     Él, boca bajo en un ritual ya conocido, ella tomó entre sus manos el abierto botecito de aceite de albaricoque y melocotón.

      Extendiéndolo sin prisa, con movimientos pausados relajando cada músculo, girándole continuo repartiendo masajes, menos un poste amenazante al cual le lanzaba besos y lametones excitándolo más.

     Caminando despacio hacia el lavabo, susurrándole canciones que le encantaban, con voz muy suave le relataba cuentos de las mil y una noches, se lavo las manos, y  por detrás, con ellas casi secas, masajeo sin prisa su cabeza, seguía contándole cuentos, con voz de niña, la más sensual e intima que era capaz de dibujar  para llevarle a un mundo de sueños.

     Sus manos lentas le dedicaban mil caricias, convirtiendo su cara, en un reflejo de relax, mezclado por tal pasión, él se dejaba llevar.

     Unto sus manos en crema hidratante repartiéndola por sus angulosas facciones, entreverando besitos a los párpados, a sus orejas, mordisquitos y susurros, entre masaje y masaje. 

     Con atención especial a sus manos, mil caricias a sus tensos dedos, resultado del nerviosismo de la actuación, por esa tensión que provocó su guitarra en ellos,  y ella con sonidos que él le dibuja, fueran el eco de sus sentimientos.

      Entre cuentos le pidió que se girase de nuevo, con el botecito de aceite entre sus manos, repartió más cantidad en su cuerpo ya brillante.

      Sobre él tumbada, en un baile que a Juan le provocaba casi gritar, rozando cuerpo contra cuerpo, masajeando con sus pechos, con toda ella, resbalándose por todo él, sintiendo ese calor que arde dentro del estomago provocando un placer inmenso en ambos. Se levanto muy despacio, sujetándose, y lo giro. Encima de nuevo, rozó su cuerpo entre suspiros, besando cada trocito de él, lamiendo su entrepierna, Juan casi ahogando un grito, sus ojos perdidos, sus manos entrelazadas en su pelo.

      La sentó sobre él, perdiendo el ritmo de sus saltos, cuerpo más cuerpo, durmiendo sueños dentro de ella.

      En un grito temblando, mientras él, sentado besaba sus pechos, mordisqueándolos. Ambos lanzaron placer que sonó contorneando el eco de las baldosas del baño.

      Entre risas fueron de nuevo a la ducha, ahora Juan repartía jabón por el cuerpo de Imperio, y ella por el de él, quitando aceites, contándose a que sonaba su guitarra, y él preguntándole a que le sonaba su cuerpo.

      Salió Juan primero y la seco, muy despacito, y en brazos la llevo a la cama, en un abrazo casi sin palabras y mil besos en los labios se quedaron dormidos.

       Sonó el teléfono- Papi coge el teléfono dijo Imperio- Juannnn¡¡ coge el teléfono cielo- Repitió

       Al comprobar que no estaba, lo cogió ella, una voz extraña la dejo paralizada- ¿Imperio?? –Si soy yo, mire lamentamos tener que decirle que, su marido ha sufrido un terrible accidente, venga cuanto antes.

       No podía ser ¿A dónde había ido?? Busco por la casa mientras se vestía y recogía su pelo en una coleta alta. Dejando todo con los restos de su noche de amor revuelta, cerró la puerta y salió corriendo al hospital.

     ¡Noooooooooo! grito como una loca, no puede ser¡¡ al contarle que Juan había muerto, gritaba, no podía ser, pregunto que como había sido, y al responderle que a las 10 de la noche, al salir del local, fue atropellado y que no sufrió.

      Era imposible él estuvo con ella, ¡noooooooooo! Al entrar a verle, estaba frió, sin expresión en la cara. No podía ser, lloro y lloro. La enfermera, la hizo marcharse, lo sentían mucho pero tenían que dejar que prepararan su cuerpo para el entierro.

      Volvió a casa, no podía creérselo, los restos de su noche de amor estaban ahí, incluso yacían en el suelo haciendo camino a la ducha en manchas blancas. No podía ser, tenía que ser un mal sueño.

      El representante de Juan dijo que él se hacía cargo de preparar el entierro.

      No quiso acudir al tanatorio ni recibir a nadie, a la hora en punto, a las 12, como ella misma pidió, estaba allí, esperando la cremación, su llegada impresiono a todos los asistentes al funeral. Vestida de noche, con un vestido rojo, muy sensuales sandalias atadas a sus tobillos, un ligero rojo en sus labios, rimel en sus pestañas, y su pelo como a él le gustaba recogido en una coleta alta, con aquel coge-pelo que a él le divertía tanto.

      Pidió verlo de nuevo y abrazarlo, todo el mundo la miraba extrañado, una mujer entera, no gritaba ni lloraba, recitaba con voz clara, cuentos de las mil y una noches a su marido. Al besarle, y meter las manos entre la caja buscando abrazarle, unas manos salieron, las de él, se incorporo, sentándola entre sus piernas, estrechándola en un abrazo inmenso.

      La gente gritaba, sufrió mil desmayos. Él, extrañado pregunto ¿Qué hago aquí?

      Ella, en voz muy suave… – Volver conmigo mi amor, sin ti, la vida no tiene sentido.

 

Relato cedido a Tejiendo el Mundo por Imperio. (Derechos reservados por Shi en http://uffffffffsisisisi9.spaces.live.com )

MAS RELATOS DE TERROR DE TEJIENDO EL MUNDO

SI QUIERES QUE SE PUBLIQUEN TUS PROPIOS RELATOS, MANDALOS A 

sinuhegm@hotmail.com

  1. Gracias por tu colaboración Imperiete. Ya te mando un jamón o algo. :)

  2. Epaaaaa, deja el jamón quieto y el algo que, si te parece que sea vino y lo pongo yo.
    Gracias a ti.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.

    • Probablemente, mi relato preferido entre todosa los que lei…=)
      siempre se lo dedico a mi novio xDDDDDD!

      Gracias Imperio por tu aporte =) es tuyo? :O

      Atte: Yachy!®

  3. esta super wuena la historia de terror de beso de amor a las doce en punto xaup los amo a todos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! y cuando digo a todos es a todos xaup

  4. esta my chido su cuento de teeror

  5. era de terror? no manches parece un relato erotico.

  6. estan vien chidos sus cuentoss… aunq les ase falta terror jajaj no t creas estan chidos

  7. stoy de acuerdo cn yazmin si había algun pervertdio leyendo se debe estar mas… jamon yummy ^^

  8. nooo! me encanto! buenissimo!!!!

  9. ¡¡Está buenísimo!!

  10. chiiiidiiiisiiiiiimo neta me levanto me kito el sombrero esta muy bn a mi pareser

  11. me deprimio… :) te felicito

  12. Imperiooo!!!
    gracias por semejante hermoso relato!
    lo leo siempre, y se lo he pasado a todos mis amigos ;)
    Abrazo!
    Adiew!♠

  13. no lo entiendo imperio,entonces el no murio??


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.130 seguidores

%d personas les gusta esto: